Abandonó la residencia

EX PRESIDENTA DE COREA DEL SUR

Dos días después de que el Tribunal Constitucional ratificara su destitución por un caso de corrupción que movilizó al país y en medio de protestas que reclaman su detención, la ex presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye abandonó ayer la residencia oficial de Seúl.
Tras su salida de la residencia presidencial, la Casa Azul, un vocero del Ejército leyó un comunicado ante la prensa, en el que la ex mandatario pedía disculpas a la sociedad surcoreana “por fallar en cumplir con” su deber y volvió a ratificar su inocencia. “Aunque llevará tiempo, creo que la verdad acabará revelándose”, pronosticó Park.
Los canales de televisión locales mostraron en vivo cómo el convoy de la ex presidencia recorrió el tramo desde la Casa Azul hasta su casa privada, en el sur de la capital surcoreana, que estaba rodeada por alrededor de mil policías, según informó la agencia de noticias local Yonhap.
Además, del gran operativo de seguridad, cientos de simpatizantes esperaron la llegada de Park a su casa para darle la bienvenida con banderas surcoreanas y de Estados Unidos.
Esta pequeña manifestación contrastó con las multitudinarias protestas que convocaron a millones de personas en los últimos meses y que reclamaban la renuncia de Park y, ahora, su detención y juicio por corrupción.
Mientras Park y sus simpatizantes denuncian que su destitución es parte de una farsa orquestada por la izquierda, todo el espectro de la oposición reclama que la ahora ex presidenta reconozca el fallo de la Justicia y permita comenzar a distender el clima político del país, que se encuentra movilizado hace meses.
Tras la destitución de la presidenta, Corea del Sur está obligada a celebrar elecciones presidenciales en un plazo inferior a 60 días, periodo durante el cual el ex primer ministro Hwang Kyo-ahn seguirá ejerciendo como presidente en funciones. (Télam)