Accidente dejó al menos 100 heridos

UN TREN DESCARRILO POR EXCESO DE VELOCIDAD EN NUEVA YORK

Al menos 103 personas resultaron ayer heridas, la mayoría con lesiones leves, cuando un tren descarriló por exceso de velocidad en el distrito neoyorquino de Brooklyn, según informaron servicios de emergencia de la ciudad.
De las 600 personas que viajaban en el tren, once pasajeros tuvieron que ser evacuados en camilla, si bien la lesión más grave fue la de una mujer que fue trasladada al hospital con la pierna rota, informó la agencia española EFE.
Al parecer, la causa del choque fue el exceso de velocidad, y el maquinista fue diagnosticado con “apnea del sueño”, un trastorno grave que obstruye o dificulta la respiración cuando alguien se duerme, lo que puede provocar somnolencia durante el día.
El accidente se registró en la estación de Atlantic Terminal hacia las 8.20 hora local y afectó a una unidad del tren suburbano de Long Island, conocido por sus siglas de LIRR.
El siniestro se registró en plena hora pico, coincidiendo con el acceso a Manhattan de los residentes que viven en suburbios de la ciudad.
El cuerpo de bomberos indicó que el saldo provisional de heridos es de 103, aunque ninguno de ellos presenta lesiones que pongan en riesgo su vida.

Gobernador.
El gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, explicó en una rueda de prensa en el lugar del suceso que el tren “no paró cuando debió hacerlo”, lo que provocó que el primer vagón “chocara contra un muro” lateral al final de la pista y pasara “un par de metros” por encima de los topes de la vía.
“En un sistema de transportes tan grande, que opera cientos y cientos de trenes cada mañana con miles y miles de pasajeros, pueden ocurrir accidentes. Hemos pasado por una serie de ellos en los últimos años”, afirmó Cuomo.
Testigos citados por medios locales indicaron que la unidad se acercó al final de la estación “más rápido de lo normal” y, al sentir que golpeó contra algo, muchos comenzaron a entrar en pánico, gritar y llorar.
“Empezó a salir humo, así que tratamos de bajar del tren tan rápido como pudimos porque no sabíamos si iba a explotar”, declaró uno de los testigos a un canal local de televisión.

Investigación.
El presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA, por su sigla en inglés), Thomas F. Prendergast, señaló a los periodistas que los investigadores examinarán las llamadas cajas negras que registran la velocidad del tren para saber “dónde, cuándo y qué tipo de frenado tuvo lugar”, así como la posición del acelerador.
Prendergast agregó que se trata de “un accidente menor” y que la estación sufrió pequeños daños en algunos paneles de partición como consecuencia del descarrilamiento.
Incidentes similares han ocurrido en los últimos meses en el servicio de cercanías LIRR, entre ellos el descarrilamiento de un tren cerca de la estación de New Hyde Park, el pasado mes de octubre, que dejó una treintena de heridos.
El servicio LIRR, que conecta Penn Station, en Manhattan, con los suburbios de la isla de Long Island, es la mayor red de trenes de cercanías de Estados Unidos. (EFE)