Acuerdo entre Grecia y el Eurogrupo

AMPLIARAN POR CUATRO MESES Y EN 240.000 MILLONES DE EUROS EL PROGRAMA DE AYUDA FINANCIERA DE LA UE

El gobierno izquierdista griego del primer ministro Alexis Tsipras llegó ayer a un acuerdo con el Eurogrupo para ampliar por cuatro meses y en 240.000 millones de euros el programa de ayuda financiera de la Unión Europea (UE) al país mediterráneo, confirmó el presidente del organismo, Jeroen Dijsselbloem.
Tras largas semanas de duras negociaciones que muchas veces estuvieron al borde de la ruptura, el eurogrupo y el gobierno de Tsipras llegaron finalmente a un acuerdo de extensión de crédito que Atenas considera una “vuelta de página” y Dijsselbloem ve como “primer paso en el largo proceso de reconstruir la confianza”.
La decisión se tomó en una reunión de los ministros de economía y finanzas de los países de la zona euro, que se inició con varias horas de retraso y terminó con un acuerdo de extensión de financiamiento que permitirá a Atenas recapitalizar el sector bancario griego durante estos cuatro meses.
El gobierno de coalición de Syriza y los Griegos Independientes proclamó desde Atenas que se demostraba que “la negociación hubiese podido hacerse en los últimos años y que Grecia no estaba aislada ni tampoco había fracasado”.
Grecia “consiguió el principal objetivo”, que era ganar “tiempo” para negociar “en el marco de un acuerdo puente de cuatro meses” un pacto más amplio, explicaron las fuentes oficiales.
Agregaron que “los chantajes de las últimas 24 horas fracasaron” y “se evitaron medidas que provocan recesión” como “la reducción de las pensiones, el aumento de los impuestos y los superávits primarios exagerados”, y se suprimió el objetivo de que el superávit primario fuera “del 3 % del PIB, es decir 5.500 millones de euros para 2015”.

Programa de reformas.
Ahora, según las fuentes, Grecia “presentará su propio programa de reformas con las prioridades que todos comparten: la lucha contra la corrupción, la evasión fiscal, la reconstrucción de los servicios públicos y la lucha contra la crisis humanitaria”, informó la agencia de noticias EFE.
La comunicación de Atenas precisó, finalmente, una declaración de Dijsselbloem, al explicar que el compromiso de no emprender acciones unilaterales que el político holandés había resaltado solo corresponde “a las iniciativas que tienen un coste financiero”.
El presidente del eurogrupo, un conservador ultra neoliberal, había aclarado además en conferencia de prensa tras el encuentro en Bruselas que Grecia se comprometió, a cambio del dinero, a ampliar el programa de reformas que había propuesto.

Oposición.
Dijsselbloem y su par alemán, Wolfgang Schauble, encarnaron durante las duras negociaciones, que llevaron largas semanas, la máxima oposición al apartamiento de Grecia respecto al programa de austeridad y exigieron el pleno respeto a los pactos previos al triunfo electoral de Syriza.
“Me alegra poder informarles que el trabajo tuvo buenos resultados”, afirmó hoy Dijsselbloem ante la prensa. “Establecimos un terreno común otra vez”, aclaró.
“El jueves recibimos una solicitud para una prórroga de seis meses, pero nuestra decisión es una prolongación de cuatro”, aclaró posteriormente el eurofuncionario.
Por su parte, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, el francés Pierre Moscovici, se congratuló por el acuerdo alcanzado y señaló que “estaba absolutamente convencido de que era necesario un acuerdo para Grecia y para la zona euro”.

Aprobación.
Moscovici agregó que a partir de ahora los equipos trabajarán para tener completado el acuerdo para el lunes, ya que los parlamentos de algunos países tienen que dar su aprobación a la ampliación de la prórroga de la ayuda financiera a Grecia, que expira el próximo 28 de febrero.
El titular griego de finanzas, Yanis Varufakis, había solicitado el jueves, en una carta a Dijsselbloem, la prolongación a partir del 1 de marzo y hasta finales de agosto del acuerdo de asistencia financiera que expiraba el próximo dí-a 28 y ya se prorrogó en diciembre pasado.
Grecia ofreció algunas concesiones importantes, entre ellas un retorno de los inspectores de la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE), aunque sin mencionar la palabra troika, que era como se conocía conjuntamente a estos acreedores internacionales de Grecia.
El tramo final de las negociaciones no fue sencillo. (Télam)