Al menos 28 muertos en un ataque armado

EN EL SUR DE EGIPTO

Al menos 28 personas murieron ayer y un par de decenas resultaron heridas cuando un grupo de hombres armados asaltó un convoy que transportaba miembros de la minoría copta, en el sur de Egipto, que respondió con un bombardeo en Libia.
El ataque, informó el vocero del Ministerio de Salud, Jaled Muyahid, se registró al oeste del pueblo egipcio de Al Adua, en la sureña provincia de Minia, cuando una decena de hombres encapuchados abrió fuego indiscriminadamente contra el convoy, integrado por dos colectivos y una mini combi y se fugó en tres vehículos.
El ataque tuvo lugar en una ruta, a la altura de Al Adua, emplazada en una de las regiones egipcias donde es mayor la presencia de esta comunidad cristiana que representa el 10% de la población de 93 millones.
Los fieles, entre los que figuraban varios niños, se dirigían al vecino monsasterio de San Samuel, de la Iglesia Ortodoxa Copta.
Los heridos fueron trasladados a tres hospitales en los pueblos de Magaga, Al Adua y Bani Mazar, en la provincia de Minia, agregó el portavoz.
La cifra de víctimas aumentó tras cada reporte oficial y podría hacerlo aún más por el estado de gravedad de algunos heridos.

Autoría del atentado.
Hasta el momento nadie asumió la autoría del atentado, que, sin embargo, lleva el sello del grupo islamista radical Estado Islámico (EI), que en los últimos meses ha perpetrado varios ataques contra la comunidad cristiana egipcia.

Bombardeos.
En respuesta, aviones egipcios bombardearon ayer posiciones de grupos radicales en Derna, ciudad libia dominada por islamistas radicalizados, horas después de que el presidente de Egipto, Abdel Fatah al Sisi, anunciara acabar con los yihadistas, informó la TV pública egipcia.
Desde diciembre pasado, los coptos son uno de los blancos elegidos por la milicia radical que cuenta con una filial en la provincia del Sinaí desde 2014, apodada Wilaya Sina (“provincia del Sinaí”).
Si bien esta península aún es su principal bastión, sus ataques se han ido extendiendo progresivamente por el valle del Nilo.
Varios líderes y organizaciones del mundo salieron a condenar el ataque, entre ellos el presidente ruso, Vladimir Putin, quien en un telegrama a su homólogo egipcio Abdel Fatah al Sisi reafirmó el apoyo del Kremlin a El Cairo en la lucha antiterrorista y dijo que el asesinato de los peregrinos “es otra prueba de la esencia bárbara e inhumana del terrorismo”. (Télam)