Al menos 2.600 personas murieron

VIOLENCIA POLITICA EN EGIPTO DESDE EL GOLPE DE ESTADO DE 2013

El Consejo Nacional de Derechos Humanos informó ayer que al menos 2.600 personas murieron a causa de la violencia política y los atentados en Egipto desde el golpe de Estado de julio de 2013, que derrocó al presidente Mohamed Mursi y desató una cruenta represión policial y militar, hasta diciembre pasado.
El organismo gubernamental egipcio reveló en su informe que entre los fallecidos hay 1.800 civiles, de ellos 1.250 miembros y seguidores de la Hermandad Musulmana, la organización islamista conservadora que sigue apoyando a Mursi y pidiendo su restitución en el poder.
Además, el saldo de víctimas fatales incluye a 700 oficiales y agentes de la Policía y de las Fuerzas Armadas, según citó la agencia de noticias EFE.
El informe, que no da ningún detalle sobre los cien muertos restantes, sí especificó que de los 1.250 víctimas islamistas, 750 murieron durante los masivos desalojos policiales del 14 de agosto de 2013 que pusieron fin a los campamentos populares de los opositores que pedían en las calles la restitución del presidente democráticamente electo.
En 2012 y con el apoyo principal de la Hermandad Musulmana, una organización que había estado durante décadas sumida en la clandestinidad, Mursi ganó las primeras elecciones democráticas de Egipto, apenas un año después del derrocamiento de Hosni Mubarak.Un año después de la asunción de Mursi, el Ejército, que había sido leal a Mubarak, derrocó al presidente islamista, apoyado por manifestaciones multitudinarias que pedían detener la islamización del Estado.
Con el respaldo de millones de ciudadanos, el gobierno de facto inmediatamente impuso un nuevo régimen autoritario, en el que toda la oposición fue reprimida y perseguida judicialmente.
Durante los primeros meses del gobierno de facto mató a más de mil opositores islamistas y encerró a otro tanto. Más tarde completó la supresión de las voces disidentes en la calle imponiendo una ley que prohíbe cualquier manifestación. (Télam)