Aldea Global (07-04-2016)

FRANCISCO – Vaticano – El papa Francisco recibió en el Vaticano a una niña estadounidense de cinco años que pidió verlo antes de quedarse ciega por una rara enfermedad. Tras la audiencia general, el pontífice saludó en Plaza San Pedro a Elizabeth Myers, que concurrió con un vestido a rayas y una muñeca en sus manos junto a sus padres y su hermana menor. “Su deseo era poder ver al menos una vez en la vida al Santo Padre”, afirmaron sus familiares en la base de la escalinata de la plaza vaticana. La pequeña tiene Síndrome de Usher, un raro trastorno genético que es la principal causa de sordoceguera congénita y que la dejará completamente ciega en el corto plazo. (Télam)

REFERENDO – La Haya – El 61 por ciento de los holandeses que votaron ayer en el referendo sobre el acuerdo de asociación firmado en 2014 entre la Unión Europea (UE) y Ucrania rechazó el tratado, según el escrutinio definitivo, que además estableció que la consulta logró más del 32% de participación, por encima del umbral necesario. Los resultados definitivos sostienen que el 61,1% votó en contra del acuerdo, frente a un 38,1 por ciento que se pronunció a favor. El umbral necesario para que el referéndum fuera considerado válido era el 30% de participación, por lo cual el resultado de la consulta cuenta como una decisión popular. (Télam)

CAMPAÑAS – Lima – Los candidatos a la presidencia y al Congreso de Perú cerraron anoche sus campañas para las elecciones del domingo, mientras el Jurado Nacional de Elecciones aún tenía pendiente de resolución un recurso extraordinario destinado a inhabilitar a la aspirante a la jefatura del Ejecutivo con mayor intención de voto, Keiko Fujimori. La hija del ex presidente Alberto Fujimori fue imputada por su presencia en un concurso de baile organizado por una institución cercana a su partido en el que se otorgaron premios en dinero, pues la ley prohíbe a candidatos efectuar cualquier tipo de dádiva en actos de campaña. (Télam)

CONTAMINADA – Daca – Veinte millones de pobres de Bangladés siguen bebiendo agua contaminada con arsénico dos décadas después de que se descubriera su presencia, indicó la organización Human Rights Watch en un nuevo informe publicado ayer. “Bangladés no está tomando los pasos básicos y obvios para sacar el arsénico del agua potable de miles de pobres en zonas rurales”, dijo a la AFP el investigador de la asociación HRW, Richard Pearshouse. “La situación es casi tan mala como hace 15 años”, lamentó. Se calcula que el agua contaminada mata cada año a 43.000 personas, en su mayoría en las zonas rurales. (AFP)