Allanan el camino para Rajoy

ESPAÑA: PEDRO SANCHEZ RENUNCIO A LA SECRETARIA DEL PSOE

Pedro Sánchez dimitió a la secretaria general del Partido Socialista tras perder la votación que propuso al Comité Federal de su partido en busca de un aval a su plan de intentar un gobierno alternativo al conservador Mariano Rajoy, con lo que el sector crítico se impuso en una lucha interna que tendrá consecuencias para el futuro del histórico partido español y de cara a evitar unas terceras elecciones generales en España.
“Para mí ha sido un orgullo y presento mi dimisión. Ha sido un honor”, aseguró Sánchez ante el Comité Federal luego de constatar que había sido derrotado por sus rivales, encabezados por la presidenta regional de Andalucía, Susana Díaz, en una ajustada votación (132 a 107) que se produjo al final de una jornada tensa y trepidante en la que el partido se mostró totalmente fracturado.
El hasta hoy líder socialista había atado su futuro a que se aprobara su plan de convocar primarias el 23 de octubre y un congreso extraordinario con la intención de reforzar su liderazgo, al verse fuertemente cuestionado por un sector de su partido, en su mayoría barones territoriales, que abogaban por una abstención del PSOE ante un gobierno de Rajoy.
“Lo que hemos defendido era celebrar un congreso, votar no a Rajoy e intentar formar un gobierno alternativo. El resultado ha sido adverso y, como dije, si no prosperaba mi propuesta, no podía administra una decisión que no compartía”, afirmó Sánchez ante la prensa.
“Mis padres me enseñaron que lo importante es sostener la palabra, y lo he hecho con firmes convicciones”, añadió. “Hoy más que nunca hay que estar orgulloso de militar en el PSOE”, remarcó Sánchez.

Duro enfrentamiento.
Las palabras conciliadoras de Sánchez, de 44 años, contrastaron con la retórica beligerante de los últimos días y con el duro enfrentamiento que se vivió en el interior de la sede durante las 11 horas previas a una votación que marcará profundamente el futuro del PSOE, tal como lo reconocen tanto dentro como fuera del partido.
“Al PSOE le espera una larga y durísima travesía en el desierto. Se consumó lo previsto, Mariano (Rajoy) puede dormir tranquilo”, reaccionó en un tuit el presidente de Cantabria, Miguel Revilla, del lado de Sánchez.
Mientras los conservadores se mantenían silencio, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, reaccionó anunciando que “en el PSOE se imponen los partidarios de dar el gobierno al PP”.
La batalla entre las dos facciones en pugna fue fratricida, al punto que había pocas esperanzas de que la batalla tuviera una resolución inmediata luego de que las fuertes diferencias internas paralizaron durante horas el cónclave.
“El partido está roto, no hay solución”, aseguró el dirigente de la corriente Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, quien abandonó el comité federal poco antes de que se produjera el giro que marcará la historia del PSOE. (Télam)

Compartir