Amplia ventaja para Hernández

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras calificó ayer de “irreversible” el triunfo del candidato oficialista a la Presidencia del país, Juan Orlando Hernández, escrutado el 67 por ciento de los votos, pese a que su principal adversaria, Xiomara Castro, habló de fraude y mandó a la gente a las calles para protestar el fallo.
El quinto boletín de resultados parciales divulgado por el TSE, en base al 67 por ciento del escrutinio, mantiene a Hernández, del Partido Nacional, en el primer lugar con el 34,08 por ciento de los votos, seguido de Xiomara Castro, candidata del partido Libertad y Refundación (Libre, de izquierda), con el 28,92.
Aunque el ente electoral aún no declara oficialmente un vencedor, el titular del TSE, David Matamoros, reveló en cadena nacional de radio y televisión que los resultados divulgados hasta ahora “reflejan una tendencia que es irreversible”.
“No declaramos ganador ni perdedor, pero sí determinamos que con estas cifras los resultados definitivos van a ser iguales”, dijo Matamoros, según reporte de la agencia EFE.
Hernández y Castro se autoproclamaron el domingo vencedores de las elecciones, mientras observadores internacionales, empresariales y políticos han pedido a los candidatos que esperen con paciencia los resultados finales.
El aspirante oficialista sentenció este lunes que “el triunfo no se negocia con nadie porque es la voluntad del pueblo hondureño expresada en las urnas”.
Mientras, el ex presidente y esposo de la candidata de Libre, Manuel Zelaya, aseguró que no aceptan los resultados y llamó a sus seguidores a defender el triunfo de Castro “en las calles”.
En Centroamérica, los Gobiernos de Nicaragua y Costa Rica ya saludaron el triunfo de Hernández, mientras Guatemala y El Salvador elogiaron el comportamiento cívico de los hondureños, lo que también manifestó en el mismo tenor Estados Unidos.
En las elecciones en Honduras, que transcurrieron en paz, participaron nueve partidos políticos, cuatro de ellos surgidos tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 contra Zelaya, cuando el entonces presidente promovía una consulta popular para reformar la Constitución desoyendo impedimentos legales.

Represión.
Por otra parte, la policía reprimió una manifestación de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) que protestaban contra el supuesto fraude del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que dio como irreversible el triunfo de Hernández.
En la primera protesta de estudiantes universitarios en la capital hondureña después de los comicios, los manifestantes cortaban el bulevar Suyapa, frente a la UNAH, cuando un pelotón policial los desalojó con gases y una tanqueta con agua.
Los estudiantes también reclamaban por la victoria, a su juicio, de la candidata del izquierdista partido Libertad y Refundación (Libre), Xiomara Castro, fuerza que no reconoce los resultados dados por el TSE. (Télam)