Angela Merkel reivindicó el número de desaparecidos

Lo que algunos desde el gobierno de Cambiemos quieren instalar como duda, a la par del retroceso de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia que se registra desde la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia, para Angela Merkel está fuera de discusión: los desaparecidos son 30 mil. La canciller de Alemania lo dejó en claro en una publicación que realizó en su cuenta de Instagram para dar testimonio de su visita al Parque de la Memoria en su reciente paso por la Argentina, informó Página 12.
Allí recordó que la dictadura “fue una de las más sangrientas de América Latina, con hasta 30.000 víctimas, incluyendo alemanes”.
Merkel estuvo el jueves último en Buenos Aires. Permaneció apenas un día, pero aún se hizo tiempo en su agenda para visitar el Parque de la Memoria, que junto al Río de la Plata recuerda a las víctimas del terrorismo de Estado, cuyo número fue puesto en entredicho por funcionarios de Cambiemos.
En la cuenta oficial de Instagram de la canciller alemana hay dos posteos que reflejan su presencia en ese lugar. Uno dice que arrojó flores al río en homenaje a las víctimas y está ilustrado con la foto del momento en que lo hizo.
“En recuerdo de las víctimas de la dictadura militar, la canciller Merkel se reúne con los supervivientes de los asesinados y desaparecidos @parquedelamemoria. La dictadura militar argentina de 1976 a 1983 fue una de las más sangrientas de América Latina, con hasta 30.000 víctimas, incluyendo alemanes”, dice el otro posteo de la canciller demócrata-cristiana.
A Merkel se la ve allí repasando los nombres de los desaparecidos en el muro del Parque de la Memoria que los recuerda y también con Vera Jarach, la integrantes de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

Cartel.
El detalle: Jarach llevaba ese día colgado un cartel con la leyenda “Son 30 mil”. Una de las tres fotos que acompañan esa publicación de Merkel es justamente un primer plano de ese cartel.
Durante el diálogo que mantuvieron en el Parque de la Memoria, Jarach le relató a Merkel que tuvo que abandonar Alemania por el nazismo, la muerte de su abuelo en el campo de exterminio de Auschwitz y la desaparición, décadas más tarde, de su hija de 18 años a manos de la represión militar. Franca, la hija de Vera, estuvo cautiva en la ESMA y permanece desaparecida. Por testimonios de sobrevivientes, se sabe que fue arrojada en los vuelos de la muerte.