Anuncian paquete de medidas

El gobierno de Canadá y las autoridades de Ontario anunciaron la concesión 3.300 millones de dólares para ayudar a las filiales locales de las tres grandes automotrices estadounidenses.
La decisión fue presentada después de que el gobierno del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunciara su propio paquete de ayuda para los fabricantes de automóviles, por 17.400 millones de dólares.
“No podemos darnos el lujo de un catastrófico colapso de la industria automotriz, en Estados Unidos o en Canadá”, dijo el primer ministro canadiense, Stephen Harper.
El premier de Ontario, Dalton McGuinty, recordó que en esa provincia viven “40.000 personas y sus familias que dependen de la industria automotriz”.
En Estados Unidos, según estimó la diputada demócrata Nancy Pelosi, la crisis de la industria de los automóviles puso en juego dos millones de puestos de trabajo.
Cabe recordar que la industria estadounidense del automóvil y sus sindicatos se enfrentan a dolorosos sacrificios y una difícil pelea para recuperarse después de que el sábado obtuvieran un alivio temporal con un paquete de ayuda pública de más de 13.400 millones de dólares.
Bush defendió el rescate que él mismo anunció el viernes, afirmando que los fabricantes de automóviles han obtenido una oportunidad de reformarse sin declararse en quiebra. (Télam)