Apertura al matrimonio igualitario

EL PARLAMENTO CUBANO DEBATE EL PROYECTO DE UNA NUEVA CONSTITUCION NACIONAL

Los legisladores de Cuba buscan allanar el camino para el facilitar el matrimonio entre personas del mismo sexo. El proyecto será votado por la Asamblea y luego sometido a un referendo popular.
El proyecto de nueva Constitución que el Parlamento de Cuba comenzó a discutir ayer busca allanar legalmente el camino para el matrimonio entre personas del mismo sexo, una importante demanda de la comunidad LGBT en la isla socialista.
En su artículo 68, el proyecto define el matrimonio como la unión concertada “entre dos personas y no dice de qué sexo”, explicó en el plenario de la Asamblea Nacional el abogado Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado.
De este modo, modificaría a la actual Carta Magna, que data de 1976 y limita el matrimonio a “la unión voluntaria concertada de un hombre y una mujer con aptitud legal para ello”.
“Es un acto de justicia que refuerza esos principios de humanismo, de equidad, y (que busca) evitar esa discriminación que por distintas razones y durante tiempo se ha padecido”, añadió Acosta y subrayó que la nueva “Constitución no podía eludir este asunto”.
Sin embargo, el funcionario dejó claro que el cambio de concepto no supone automáticamente la legalización “del matrimonio igualitario”, asunto que “requiere un desarrollo legislativo posterior” para que “en el futuro eso se pueda incorporar”.

“Pelea difícil”:
El periodista y reconocido activista gay Francisco Rodríguez (Paquito), también miembro del gobernante Partido Comunista, recibió la novedad con un escrito en su blog que tituló “El matrimonio entre dos personas o la revolución del 68”. “Sería la puerta abierta para poder avanzar con posterioridad en la legalización de las parejas homosexuales”, dijo “Paquito.
Además, subrayó, el proyecto “incorpora el principio de no discriminación por orientación sexual e identidad de género”, lo que permitiría adoptar “otras normas jurídicas y políticas públicas” para proteger los derechos de la comunidad LGBT cubana.
Sin embargo, destacó que la modificación conceptual “es solo el primer paso”, y que en esa materia “la pelea no será fácil”. “Hay posturas ideológicas y políticas opuestas a estos cambios, cuyos representantes harán todo lo posible porque estos sueños, hoy posibles y ya tan cercanos, naufraguen”, consideró.

Referendo popular.
Desde hace casi tres décadas, la ahora diputada Mariela Castro, hija del expresidente Raúl Castro, encabeza la defensa de las minorías en Cuba, donde la Revolución que triunfó en 1959 persiguió en sus primeros años a los homosexuales. Incluso los envió a campos de trabajo forzado para “reeducarlos”.
Como líder del Centro Nacional de Educación Sexual, Mariela Castro promueve políticas en favor de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros. Entre los temas que agita figura el matrimonio homosexual, que desata fuertes controversias en la isla.
“Darles derechos a los que no los tienen no implica quitárselo a los que ya los tienen”, aclaró Mariela en los debates parlamentarios, según imágenes difundidas el viernes por la televisión local.
El proyecto de 224 artículos, elaborado por una comisión parlamentaria que dirigieron Raúl Castro y el presidente Miguel Díaz-Canel, será votado por la Asamblea Nacional entre hoy y mañana y luego sometido a un referendo popular antes de su aprobación final. (AFP)