Arde California: los vientos huracanados complican las tareas contra los incendios

Vientos huracanados en un clima seco y caliente: una combinación perfecta para potenciar los incendios forestales que azotan California, que este jueves aún estaban lejos de ser controlados.
Los bomberos pronosticaron “condiciones extremas” para la jornada, con los vientos de Santa Ana, cuya escala se mide por colores, por primera vez en el máximo púrpura: casi 130 kilómetros por hora que equivalen a un huracán categoría 1 en la escala Saffir-Simpson.”¡Con vientos pronosticados y condiciones secas, es vital que esté listo para escapar!”, escribió el cuerpo de bomberos de California (CalFire) en Twitter.
El mayor incendio de esta temporada es Thomas, en el vecino condado de Ventura, que arrasó casi 40.000 hectáreas y está contenido en 5%, según CalFire, que lo combate con 2.500 funcionarios, apoyados por 12 helicópteros y 471 camiones. Se extiende unos 16 kilómetros entre Santa Paula y el océano Pacífico, obligando a evacuar a 50.000 personas.

Muerto.
Un cuerpo sin vida fue encontrado en el área del desastre, dijo a la AFP un adjunto a la oficina del sheriff de Ventura, Tim Lohman, que indicó que el hasta ahora único fallecido reportado el lunes estaba incorrecto. Al menos 150 de 15.000 estructuras amenazadas fueron ya destruidas por las llamas.
David Karian y sus hijos se pasearon sobre los escombros de lo que era la casa de sus padres: el esqueleto de una lavadora y secadora, el de un auto, parecen ser los únicos recuerdos de lo que alguna vez también llamó hogar.”Es muy impresionante, mi madre aún no vino, no creo que quiera. Tuvieron esta casa por 35 años, la construyeron ellos mismos”, dijo el hombre de 53 años a la AFP.
Durante la madrugada, los feroces vientos empujaron el incendio hacia Santa Barbara y Ojai, ahora la más amenazada, forzando nuevas evacuaciones y el cierre de varios kilómetros de la importante carretera 101 por varias horas. (NA AFP).
FOTO: ABC.ES