Asumió Sánchez Cerén

El docente y ex guerrillero Salvador Sánchez Cerén juró ayer como nuevo presidente de El Salvador para el período 2014-2019, en un acto en el que prometió gobernar “para todos”, tener un “compromiso irrenunciable con la justicia social” y combatir la corrupción.
“Los recursos del pueblo son sagrados y sólo deben utilizarse para el desarrollo y el bienestar del mismo”, sentenció Sánchez Cerén, que aseguró que “seguridad, empleo y educación” serán las “prioridades” de su gestión, la segunda del centroizquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).
El flamante presidente remarcó que recibía “con humildad y profundo respeto” la banda presidencial que le colocó el titular del Parlamento, Sigfrido Reyes, luego de tomarle el juramento constitucional.
Escuchaban al nuevo mandatario los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Ecuador, Rafael Correa; Costa Rica, Luis Guillermo Solís, de la República Árabe Saharaui Democrática, Mohamed Abdelaziz; de Guatemala, Otto Pérez Molina, y de República Dominicana, Danilo Medina; y el vicepresidente argentino, Amado Boudou.
El nuevo Gobierno, afirmó Sánchez Cerén, trabajará “por una mayor integración del país al mundo” y para “ampliar las relaciones comerciales”, y su tarea será “con honestidad, austeridad, eficacia y transparencia”.
“Trabajaré incansablemente” para promover acciones que “faciliten” los “cambios estructurales que El Salvador necesita”, recalcó el nuevo presidente, que subrayó que, igual que ocurrió durante la gestión del saliente mandatario Mauricio Funes, el espíritu del arzobispo Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980, “guiará a este nuevo Gobierno”.
Sánchez Cerén aseguró que “garantizará” la gobernabilidad, la inclusión social, la seguridad jurídica y otros beneficios para los salvadoreños. (Télam)