Ataque contra evacuados en Siria

Al menos 43 personas murieron ayer en Siria en un atentado con camioneta bomba contra los autobuses que transportaban a las personas evacuadas de dos localidades leales al gobierno asediadas, otro sangriento episodio en el país en guerra.
El corresponsal de la AFP que se encontraba en Al Rashidin, periferia rebelde al oeste de Alepo donde estaban estacionados los autobuses, vio numerosos cadáveres, incluidos de niños, y miembros amputados desperdigados por el suelo, así como numerosos heridos.
El ataque se produce al día siguiente de la evacuación simultánea de miles de personas de cuatro localidades asediadas: Fua y Kafraya -leales al gobierno-, y Madaya y Zabadine – rebeldes-.
Pero la aplicación del acuerdo quedó paralizada debido a diferencias entre las dos partes. Miles de personas se encontraron así bloqueadas cerca de Alepo, algunas en zonas rebeldes, otras en sectores controlados por el gobierno.
Mientras que los civiles y combatientes evacuados de Fua y Kafraya esperaban desde hace varias horas poder continuar su camino, un “kamikaze que conducía una camioneta con ayuda alimentaria la hizo estallar cerca de los 75 autobuses” estacionados en Al Rashidin, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).
El corresponsal de la AFP vio a varias personas con crisis de pánico en el sector donde estaban estacionados los autobuses.
En virtud de un acuerdo concluido entre Catar, apoyo de la rebelión, e Irán, aliado del gobierno de Bashar al Asad, unas 5.000 personas fueron evacuadas de Fua y Kafraya, asediadas desde hace dos años por los rebeldes sirios en la provincia de Idlib, para ser reinstaladas cerca de Damasco y Lataquia. (AFP-NA)