Ataque suicida en Kabul

ATENTADO DEJO AL MENOS 20 MUERTOS EN AFGANISTAN

Al menos 20 personas murieron, incluidos dos periodistas afganos, y 70 resultaron heridas el miércoles en un doble atentado contra un club deportivo en un barrio chiita de Kabul, indicaron las autoridades afganas. El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó este ataque a través de la agencia de propaganda de la organización, Amaq.
La primera explosión se produjo hacia las 18, en el barrio chiita de Dashti Barshy, en el oeste de la capital, según un portavoz del ministerio de Interior, Najib Danish. “Según nuestras informaciones la explosión fue perpetrada por un kamikaze”, indicó el portavoz de la policía, Hashmat Stanikzai.
El atacante hizo estallar su carga explosiva en el interior del club deportivo Maiwand Club, donde se entrenaban atletas de lucha. El responsable del club deportivo, Pahlawan Shir, indicó que el atacante “mató a los guardias a la entrada del club deportivo antes de activar su carga explosiva”.
Un hora después del primer ataque, un coche cargado de explosivos estalló cerca de la escena donde se hallaban periodistas y fuerzas de seguridad. “La segunda explosión se produjo a la entrada del Maiwand Club”, precisó el portavoz del ministerio de Interior, Danish.
En ese momento, “había fuerzas de seguridad, multitud de gente y periodistas” en el lugar, indicó Stanikzai. Según él, “murieron varios periodistas y muchos otros resultaron heridos”.

Datos.
Trece periodistas murieron en el ejercicio de su profesión desde principios de año en Afganistán. Nueve fallecieron durante condiciones similares en mayo, durante un doble atentado en Kabul, reivindicado por el EI, en el que murió especialmente el jefe de fotografía de la AFP en Afganistán, Shah Marai. Otros dos periodistas murieron en Kandahar (sur) y en Khost (este).
El último atentado contra la comunidad chiita en Kabul se produjo el 15 de agosto en un centro de preparación para los exámenes de acceso a la universidad, en el que murieron 37 personas, el cual también había sido reivindicado por el Estado Islámico.

Insurgentes
El atentado del miércoles llega al día siguiente de que los talibanes anunciaran la muerte de Jalaludin Haqqani, fundador de la red insurgente del mismo nombre, aliado de los talibanes y acusado estos últimos años de numerosos atentados suicidas que causaron cientos de víctimas civiles en Afganistán. Según los talibanes, Haqqani murió luego de una larga enfermedad.
La red insurgente está desde hace varios años dirigida por su hijo Sirajudin. Analistas y diplomáticos consideran que su muerte no tendría demasiado impacto en las actividades de la red y que los atentados van a continuar. El miércoles la policía había detenido además a 11 miembros de la red Haqqani que tenían explosivos y planeaban cometer un atentado, según informaron los servicios de inteligencia afganos.

Negociaciones.
El doble atentado del miércoles se produce cuando Estados Unidos acaba de anunciar el nombramiento del diplomático de origen afgano, Zalmay Jalilzad, a la cabeza de los esfuerzos estadounidenses por restablecer la paz en Afganistán.
Figura de la diplomacia estadounidense y del bando neoconservador bajo el presidente George W. Bush, Zalmay Jalilzad fue embajador en Kabul, en Bagdad y en Naciones Unidas.
Estados Unidos, involucrado desde hace 17 años en la guerra en Afganistán, intensificó estos últimos meses sus esfuerzos diplomáticos para llevar a los talibanes a negociar.
El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, efectuó el miércoles una breve visita a Pakistán para intentar reactivar las muy conflictivas relaciones diplomáticas e intentar convencer a Islamabad de participar en los esfuerzos de paz en Afganistán, en los que Washington considera que puede ejercer un papel clave en la región. (AFP)