Ataque termina con 28 muertos

TOMA DE REHENES EN UN RESTAURANTE DE BANGLADESH

El grupo de yihadistas que el viernes atacó un restaurante de dos chefs argentinos en la capital de Bangladesh asesinó a 20 rehenes, entre ellos nueve italianos y un estadounidense, antes de que el Ejército irrumpiera ayer en el lugar y matara a los atacantes tras un cerco de 12 horas, informaron autoridades.
El único de los dos argentinos que se encontraba en el lugar logró escapar ileso al inicio del ataque, saltando al vacío desde cuatro metros de altura pero sobreviviendo de esta manera a lo que ayer describió como “una película de terror”.
Un total de 28 personas murieron en el ataque en Daca, incluyendo a seis de los atacantes y a dos policías fallecidos el viernes en el asalto inicial al ataque, que fue reivindicado tanto por el Estado Islámico (EI) como por la rama de Al Qaeda en el subcontinente indio.
El ataque marcó una dramática escalada en una campaña lanzada hace 18 meses por extremistas islámicos que hasta ahora había estado dirigida mayormente contra individuos que bregan por una forma de vida secular en este país musulmán y de 160 millones de habitantes.

Hechos.
Los hechos comenzaron al atardecer cuando siete jóvenes provistos de granadas, pistolas, rifles y machetes ingresaron al restaurante, ubicado en la zona de la ciudad donde están las sedes diplomáticas.
Una vez en el lugar, ordenaron a todos los bangladesíes identificarse antes de comenzar a matar a los que eran extranjeros o a los que no sabían recitar el Corán, dijeron ayer fuentes de seguridad y testigos citados por los medios locales.
Numerosos contingentes de diversos cuerpos de seguridad y tanquetas del Ejército se apostaron en torno al restaurante poco después de iniciado el ataque, dando comienzo a un largo sitio.
Unas 12 horas después, efectivos del Ejército y de otras fuerzas irrumpieron finalmente en el local con los primeros rayos de luz y, a las pocas horas, la primera ministra bangladesí, Sheikh Hasina, comunicó a la nación que seis de los atacantes habían muerto y uno capturado con vida.

Rehenes.
Trece rehenes, incluidos bangladesíes, el argentino y de otras nacionalidades como ceilandesa, india, italiana y japonesa, escaparon o fueron liberados durante el operativo, que sin embargo llegó demasiado tarde para otros 20 cautivos, acuchillados muchos de ellos por los extremistas, explicó ayer en rueda de prensa el general Nayeem Ashfaq, director de la operación.
Lo hicieron tras comprobar quiénes sabían recitar el Corán, de acuerdo con la versión del padre de uno de los bangladesíes liberados que recoge el rotativo local The Daily Star, según informó la agencia de noticias EFE.

Casa Blanca.
En Estados Unidos, la Casa Blanca condenó ayer “en los términos más enérgicos” el “horrible” ataque ocurrido en Daca y dijo que entre los muertos hubo un ciudadano norteamericano.
En Italia, la Cancillería dijo que nueve italianos fallecieron en el ataque, sobre un total de 11 que había en el restaurante.
Siete japoneses y un indio también murieron, dijeron los gobiernos de sus respectivos países.
El viernes, la Cancillería argentina condenó el ataque y expresó su solidaridad hacia el gobierno y el pueblo de Bangladesh, en especial hacia los familiares de las víctimas.
“Algunos de los 20 rehenes muertos son bangladesíes, otros son extranjeros. Hasta que la Policía traiga los cadáveres y sean limpiados, no podrán ser identificados”, dijo a EFE el oficial Moahim, del Ejército.
A las víctimas civiles y yihadistas se sumaron dos mandos policiales, que murieron en las primeras horas en tiroteos con los terroristas, y al menos otras 26 personas resultaron heridas, en su mayoría agentes.
“¿Qué tipo de musulmanes son que en vez de rezar realizan ese tipo de actos?”, denunció la primera ministras tras varias horas de silencio oficial sobre un ataque ocurrido en las postrimerías del mes sagrado islámico del Ramadán.

“Película de terror”.
Uno de los chefs argentinos, Diego Rossini, declaró a EFE sentirse conmocionado tras haber vivido “una película de terror”, de la que consiguió escapar después de esconderse de los extremistas y ser ayudado por la policía.
“Estaba sacando mis mesas y vi que caía alguien, que un tipo se desplomaba fuera (en el jardín) por disparos. Di por hecho que eran terroristas”, explicó.
“Subimos unas 10 personas (a la terraza), pusimos muebles en la puerta. Pensamos que los terroristas matarían a los clientes y se irían, pero al rato sentimos cómo empujaban la puerta, como si fuera una película de terror”, relató Rossini, que dirige la cocina junto a su compatriota Gastón Palacios, fuera de Bangladesh estos días.
Tras pasar varias balas a su lado, el chef saltó cuatro metros de altura intentando agarrarse a un árbol, pero cayó a un pasillo aledaño al edificio hasta que finalmente fue rescatado. (Télam)

Compartir