Ataque de Al Qaeda contra un hotel

BURKINA FASO: AL MENOS 26 PERSONAS MURIERON Y OTRAS 156 RESULTARON HERIDAS

El ejército de Burkina Faso, ayudado por tropas francesas, puso ayer fin a la toma del hotel Splendid de Uagadugú, donde un comando del grupo yihadista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) se atrincheró durante horas matando a, al menos, a 26 personas de 18 nacionalidades distintas y reteniendo a otras 156, finalmente liberados.
El ataque se inició en la noche del viernes a las 20.00 hora local (23 de Argentina) y solo pudo ser resuelto ayer, lo que mantuvo a buena parte de la ciudad en estado de sitio durante trece horas.
Según fuentes del Ministerio de Seguridad, el ataque comenzó en un restaurante próximo al hotel, situado en el distrito financiero y también frecuentado por occidentales, personal de la ONU y oficiales del Ejército francés.
En este restaurante podrían haber muerto diez personas por disparos y otras 30 fueron tomadas como rehenes.
Poco después, los atacantes hicieron estallar un coche en la puerta del hotel -lo que llegó a provocar el incendio de otros ocho vehículos en la calle- y accedieron al mismo disparando, según relató el ministro de Función Pública, Clément Sawadogo, que celebraba allí una reunión de la que logró salir indemne.
“Vi a dos personas, una de ellas con una capucha y la otra con la cara descubierta disparando a quemarropa. Uno de ellos era árabe, y el otro tenía la piel visiblemente negra”, relató después a los medios el ministro, citado por la agencia de noticias EFE.

Operativo.
El gobierno de Burkina, que informó de la muerte de tres atacantes en la acción militar posterior, describió a los asaltantes como “un árabe y dos africanos”.
La respuesta del ejército contó con el apoyo de las fuerzas franceses y agentes de los servicios de inteligencia estadounidenses, que cuentan con bases en el país y en la vecina Mali para luchar contra el yihadismo en el Sahel.
Los atacantes se atrincheraron con los rehenes en las plantas superiores y colocaron explosivos en diferentes partes del edificio, lo que dificultó la acción de los soldados, que tuvieron que avanzar lentamente asegurando cada planta.
Finalmente, abatieron a disparos a los yihadistas y liberaron a 126 personas retenidas en el hotel, aunque se desconoce si alguna de las víctimas falleció en este tiroteo.

Duelo nacional.
Cuando la situación quedó asegurada, el presidente del país, Christian Kabore, visitó el hotel y posteriormente convocó una reunión extraordinaria de Consejo de Ministros en la que se decretó 72 horas de duelo nacional en memoria de las víctimas.
“La situación está bajo control en general… pero es posible que haya algún infiltrado en alguna parte”, advirtió no obstante el primer ministro, Paul Kaba Thiéba.
Antes de que concluyera el asalto, uno de los atacantes que participaron en el mismo envió dos mensajes a la agencia privada mauritana Al Ajbar, habitual receptora de los comunicados de AQMI.
En el primero de ellos reivindicó el atentado y precisó que había sido perpetrado por la facción de Al Murabitún, dirigido por el famoso yihadista argelino Mokhtar Belmokhtar.
El mismo grupo de Belmokhtar también reivindicó el pasado 20 de noviembre el ataque contra el hotel Radisson Blu de Bamako, la capital de Mali, que causó la muerte de 19 personas.

Francia.
En el segundo mensaje, el yihadista argelino aseguró que habían logrado matar a treinta personas y amenazó abiertamente a Francia: “Combatiremos a Francia hasta la última gota de nuestra sangre”, dijo. Poco después, la Cancillería francesa confirmó que un hombre y una mujer de nacionalidad francesa fallecieron en el ataque.
Como es habitual siempre que hay víctimas francesas en sucesos ocurridos en el extranjero, se abrió una investigación en Francia sobre lo sucedido.
Fuentes judiciales indicaron que la investigación de la Fiscalía de París, confiada a la Subdirección antiterrorista (SDAT) y a la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI), fue abierta por asesinato y tentativa de asesinato en relación con una organización terrorista.

Apoyo.
Las autoridades francesas señalaron ayer que Francia propuso su apoyo a Burkina Faso y que desplegó equipos de asistencia médica y envió a Uagadugú a integrantes de la Policía Científica para ayudar a las autoridades del país en la investigación.
Además de este gran ataque yihadista, Burkina fue noticia ayer también por el secuestro de un matrimonio de ciudadanos austríacos ocurrido en el norte del país, muy cerca de la frontera con Mali, y sobre el que apenas se tiene información.
Las fuerzas de seguridad de Burkina están investigando si estos dos sucesos guardan alguna relación.
Burkina Faso, un país mayoritariamente musulmán, atraviesa una crisis desde que el dictador Blaise Comparé fue derrocado en un alzamiento popular ocurrido a finales de 2014. (Télam)