Aumentarán la seguridad

REUNION POR LA CRISIS MIGRATORIA

Representantes de 17 países del Sudeste Asiático, reunidos en Tailandia, acordaron ayer reforzar la seguridad en las áreas afectadas por la creciente crisis migratoria en el océano Índico y redoblar las operaciones de búsqueda y rescate de miles de personas que siguen atrapadas en barcos a la deriva en aguas de la región.
El comunicado final de la cita, que evitó la referencia directa a la etnia musulmana rohingya, perseguida en Myanmar, pidió actuar con el fin de “promover el respeto total de los derechos humanos y adecuar el acceso a las personas a los derechos y servicios básicos, tales como vivienda, educación y sanidad”.
El grupo también asumió el compromiso de actuar sobre las raíces del problema en los países de origen con medidas de incentivo económico, como la creación de empleo y la promoción de inversiones y el comercio en las regiones más desfavorecidas, según el documento, citado por la agencia de noticias EFE.
Durante la rueda de prensa final tras la cumbre en Bangkok, el secretario permanente del Ministerio de Relaciones Exteriores tailandés, Norachit Sinhaseni, dijo que los objetivos planteados “son de largo plazo, pero muy necesarios” y advirtió que “una reunión no puede resolverlo todo, sería un milagro”.
Paradójicamente, los participantes del encuentro habían subrayado poco antes que la crisis requiere “una respuesta regional inmediata” contra las mafias del tráfico humano.
Los cinco países más afectados por la crisis, Bangladesh, Myanmar, Indonesia, Malasia y Tailandia, reafirmaron su compromiso a ofrecer asistencia humanitaria a los inmigrantes abandonados en barcos a la deriva y las víctimas del tráfico humano. (Télam)