Autores de la masacre eran admiradores de Bolsonaro

EL JOVEN SE REFERIA AL ACTUAL MANDATARIO COMO "MI CANDIDATO"

En Brasil continúa la conmoción tras la masacre en una escuela de la ciudad de Suzano, en el estado de San Pablo que terminó con 10 muertos, entre ellos los dos atacantes, ex alumnos del colegio. Uno de ellos había manifestado en redes sociales su admiración por el presidente Jair Bolsonaro y seguía publicaciones vinculadas al mundo de las armas.
El perfil de Facebook de Guilherme Taucci Monteiro, de 17 años, reflejado por la prensa brasileña, habla de videojuegos, clubes de armas y admiración por la defensa de la liberación de armamento que realizan Bolsonaro y su familia, algo que el jefe del Estado hace desde siempre. Según quedó registrado en la cuenta personal de Monteiro, el joven apoyó activamente a Bolsonaro durante la campaña electoral que lo llevó a la presidencia. Una de las primeras medidas de gobierno de Bolsonaro fue una promesa de campaña: flexibilizar la tenencia de armas.

Tenencia de armas.
El adolescente publicó fotografías de Bolsonaro con la frase “mi candidato es apoyado por la policía y el suyo es buscado por ella”, al compararlo con el detenido ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, del opositor Partido de los Trabajadores (PT). También replicó porteos del diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, portando un arma con la frase: “Saben por qué el Movimiento Sin Tierra no invade mi propiedad”. En enero Bolsonaro y su ministro de Justicia, Sergio Moro, cumplieron la promesa de campaña de flexibilizar el porte de armas en los hogares.
La policía investiga si una comunidad de ‘gamers’ en la llamada internet profunda o “deep web” influyó en la preparación de la masacre, según dijo la cadena de noticias Globo, pero en las redes sociales el adolescente era un fanático de las armas, con participación en páginas como “Eu AMo armas” y “Portal Arma de Fogo”. La cuenta de Facebook ya fue desactivada, pero antes varios de sus seguidores pudieron ver unas 30 fotografías de Monteiro con la misma ropa con la cual cometió la masacre en el colegio Raul Brasil de la ciudad de Suzano, a 56 kilómetros de Sao Paulo.

Velorio.
Ayer más de cuatro mil personas pasaron por la Arena Suzano, en Sao Paulo, donde se celebró el velorio colectivo de los 10 muertos en la masacre perpetrada en una escuela de ese estado brasileño. En el velorio estuvo el ministro de Educación, Ricardo Vélez, quien saludó a los allegados y conversó con otras autoridades.
El conductor de transporte escolar Vaninho Clemente da Silva, de 44 años, declaró que llevaba a los niños a la escuela cuando supo de la noticia por la radio. “Nos quedamos consternados. Triste. Nosotros que somos del área, transportamos a los niños todos los días, y sucede un episodio bien cercano a la gente. Es muy difícil”, manifestó.
Wanda Augusta, de 46 años, admitió en el velorio que no puede dormir. “Tengo dos hijos en la escuela y tienen más o menos la misma edad de las víctimas”.

Tasa anual.
Brasil registra la tasa anual de homicidios más alta de mundo, pero no resulta habitual que ocurran en escuelas. En 2011, 12 estudiantes murieron a manos de un pistolero que recorrió los pasillos de un centro educativo en Río de Janeiro.
Un balance de esta nueva matanza, emitido por autoridades y la policía, indica que se confirman 10 muertes: dos trabajadoras de la escuela, cinco alumnos, el tío comerciante de uno de los asesinos y ambos agresores. Unas 11 personas se reportan heridas, dos de ellas con peligro para sus vidas.
El secretario de Seguridad Pública del estado, Joao Camilo Pires de Campos, abrevió a la prensa el sentir de casi todos los brasileños: “La gran pregunta es, cuál fue la motivación de estos ex alumnos”. (Filo.news.com / Prensa Latina)