Avanza el candidato de Trump

INVESTIGACION DEL FBI LO EXIME DE LAS ACUSACIONES

El Senado de Estados Unidos parece encaminado a confirmar al candidato del presidente Donald Trump a la Corte Suprema, luego de que la mayoría republicana aseguró el jueves que una nueva investigación del FBI lo exime de las acusaciones de agresión sexual en su contra.
La oposición demócrata consideró sin embargo la pesquisa “incompleta” y “limitada” por una Casa Blanca decidida a lograr el nombramiento de por vida de Brett Kavanaugh, un juez conservador de 53 años.
La confirmación de Kavanaugh, acusado por una académica de California, Christine Blasey Ford, de intentar violarla en una fiesta en 1982 cuando ambos eran estudiantes de secundaria, se produce en medio de una atmósfera de fuerte polarización política.
Mientras en el Capitolio avanzaba el proceso de confirmación, miles de personas se manifestaban contra Kavanaugh en las calles de Washington, donde varias organizaciones feministas y de defensa de los derechos civiles llamaron a una jornada de protestas con la esperanza de convencer a los republicanos de no aprobar la nominación.
“El juez Kavanaugh debería ser confirmado el sábado”, declaró en rueda de prensa el senador republicano Chuck Grassley, presidente de la comisión judicial de la Cámara alta.
“Con suerte, estamos a 48 horas de tener una nueva persona en la Corte Suprema”, agregó, luego de afirmar más temprano en un comunicado que la investigación del FBI “no encontró indicios de mala conducta” del magistrado.
A pedido de la oposición demócrata y del senador republicano Jeff Flake, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) realizó una pesquisa desde el viernes pasado sobre las denuncias de Blasey Ford, cuyo conmovedor testimonio hace una semana fue seguido por millones de personas en directo por televisión.

Investigación.
“No hemos encontrado nada, nada que corrobore las acusaciones”, apuntó el también influyente senador republicano Orrin Hatch.
“Agradezco al FBI por sus esfuerzos para hacer una exhaustiva y muy importante investigación”.
Los republicanos que controlan el Congreso y la Casa Blanca apuntan a Kavanaugh para inclinar en las próximas décadas hacia el lado conservador los fallos de la Corte Suprema, una institución que regula asuntos sensibles en la sociedad estadounidense.
Trump nominó a Kavanaugh para reemplazar al juez Anthony Kennedy, quien había sido un voto de desempate en un panel ahora dividido en partes iguales entre cuatro jueces conservadores y cuatro jueces progresistas.
La confirmación de Kavanaugh al máximo tribunal de justicia de Estados Unidos tendrá lugar en un Senado donde los republicanos tienen una escasa mayoría de 51-49. Tres senadores republicanos hasta ahora indecisos son claves: Flake, Susan Collins y Lisa Murkowski.
“Parece ser una investigación muy completa”, dijo Collins, en tanto Flake, duro crítico de Trump, indicó que el informe del FBI no contenía “información adicional” que corroborara las denuncias.

Insuficiente.
Los demócratas consideraron que la investigación del FBI era insuficiente. “Parece ser el producto de una investigación incompleta que fue limitada quizás por la Casa Blanca”, dijo a periodistas la principal demócrata de la comisión judicial del Senado, Dianne Feinstein.
“Teníamos muchos temores de que este fuera un proceso muy limitado”, agregó el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer. “Esos temores se cumplieron”.
La senadora demócrata Heidi Heitkamp, que había sido vista como potencial votante a favor de Kavanaugh, dijo que también se opondría a su confirmación.
Kavanaugh negó con vehemencia la acusación contra él de Blasey Ford y de otras dos mujeres por su mala conducta sexual, entre ellas Deborah Ramirez, que dice que el ahora juez le mostró sus genitales durante una fiesta en la universidad de Yale. (AFP)