Birmania aceptó ayuda

Diecisiete días después del devastador paso del ciclón Nargis por Birmania, donde causó 134.000 muertos y desaparecidos, los países del sudeste asiático lograron convencer a la junta militar en el poder, confrontada a una fuerte presión, de que acepte la ayuda internacional. "Los ministros de Relaciones Exteriores acordaron que la Asean coordine el mecanismo" de ayuda para los afectados por el Nargis, anunció en Singapur el canciller singapureño, George Weo, durante una reunión extraordinaria de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean). Poco antes de este anuncio, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anunció que esta semana irá a Rangún. El gobierno de Birmania anunció que estima los daños causados por el tifón en más de 10.000 millones de dólares. "Para empezar, el gobierno birmano aceptó el envío inmediato de equipos médicos de todos los países de la Asean", indicó Yeo en una declaración tras medio día de discusiones en un lujoso hotel de Singapur. En este mismo foro, el jefe de la diplomacia tailandesa, Noppadon Pattama, anunció que Birmania quiere organizar una conferencia de donantes con el fin de reunir la ayuda extranjera para los sobrevivientes del ciclón. La Asean trabajará con la ONU para organizar "una conferencia internacional de donantes" en Rangún en los próximos días, dijo Yeo.