Blasey Ford se presentará ante el Senado de EE.UU.

LA MUJER QUE DENUNCIO A KAVANAUGH TESTIFICARA ESTE JUEVES

Los congresistas estadounidenses preparan sus estrategias para la audiencia que definirá el destino del nominado de Donald Trump a la Corte Suprema, luego de que la mujer que acusa al juez Brett Kavanaugh de agresión sexual accediera a testificar el jueves en el Senado. A pocas semanas de las elecciones de mitad de mandato, que los demócratas buscan transformar en un referendo contra Trump, es mucho lo que está en juego.
Los testimonios de Christine Blasey Ford y de Kavanaugh, quien también ha expresado querer dar su versión a los senadores, podrían pesar sobre los comicios; pero también sobre el futuro de la Corte Suprema, que daría un giro a la derecha con la designación del juez.
Tras días de tensas negociaciones entre los republicanos de la comisión judicial del Senado y los abogados de Blasey Ford, el domingo se logró un acuerdo sobre la hora y la fecha prevista para la comparecencia de la profesora universitaria de 51 años.
“Nos comprometimos con llevar adelante una audiencia abierta el jueves 27 de septiembre a las 10 de la mañana. Pese a las amenazas actuales a su seguridad y su vida, Ford cree que es importante que los senadores la escuchen directamente”, dice un mensaje de los abogados de Blasey Ford, citado en la prensa.

“Historia creíble”.
“Mi opinión es que debemos escuchar a las dos partes y asegurarnos de que lo hagamos lo antes posible”, había dicho más temprano el senador republicano David Perdue a NBC. Del lado demócrata, hay un compromiso de escuchar atentamente a Blasey Ford. “Su historia es creíble y yo quiero que ella dé su testimonio”, había dicho también Mazie Hirono, igualmente miembro de la comisión judicial del Senado, a CNN.
En su testimonio, que fue publicado inicialmente por el Washington Post, Blasey Ford explicó que Kavanaugh y un amigo, “totalmente borrachos”, la habían arrinconado en un cuarto, la tiraron sobre una cama y pretendieron desnudarla, antes de que ella lograra escapar.
La agresión habría ocurrido durante una fiesta de adolescentes en la década de 1980, en los suburbios de Washington. Ella tenía 15 años y él 17. Kavanaugh ha desmentido vigorosamente los señalamientos.

Elecciones.
La fecha para la votación sobre la nominación del juez Kavanaugh a la Corte Suprema es objeto de tensas negociaciones, con las elecciones de medio mandato a la vista. Los republicanos podrían perder su mayoría en el Congreso, con lo que se pone en riesgo su capacidad de confirmar al candidato de Trump. El objetivo, entonces, es hacerlo antes del 6 de noviembre.
Los demócratas, en tanto, apoyan la solicitud de Blasey Ford de ser escuchada por el FBI, lo que retrasaría el proceso de confirmación. “Lo que Ford solicita, yo pienso que es razonable: una investigación del FBI”, dijo a la cadena ABC Dick Durbin, un demócrata de la comisión judicial.
Según la encuesta YouGov de CBS, más de la mitad de los estadounidenses piensan que una votación en el Senado para confirmar a Kavanaugh debe ser precedida de una investigación del FBI.
Trump, que hasta entonces no había mencionado el asunto, atacó frontalmente el viernes a Blasey Ford, a quien cuestionó sobre el silencio que mantuvo sobre el caso durante más de treinta años. “Si el ataque contra Ford fue tan terrible como ella cuenta, entonces se habrían presentado cargos de manera inmediata con las autoridades locales”, tuiteó el mandatario.
Aún es incierto si los señalamientos contra Kavanaugh influirán en las elecciones de noviembre. Lo que sí es un hecho es que tras la eclosión del movimiento #MeToo hay un récord de mujeres que se presentaron a los comicios de medio mandato, en cuyas campañas este caso ha tenido especial eco.