Brasil: cede dique y deja al menos 50 muertos

OTRA TRAGEDIA VINCULADA A VALE

Un dique de contención de residuos de la minera Vale cedió ayer viernes en el estado brasileño de Minas Gerais, dejando “varios muertos”, poco más de tres años después de la peor tragedia ambiental de Brasil, provocada en ese mismo estado por la ruptura de otra represa minera, también manejada por esta compañía. Las primeras estimaciones hablan de unos 200 muertos y muchos desaparecidos, entre los trabajadores del lugar y pobladores de la zona del desastre. La minera Vale tuvo a su cargo el proyecto minero Potasio Río Colorado, en el sur de la provincia de Mendoza, que abandonó y ahora intentan reactivar capitales chinos.
“Según los relatos que estamos recibiendo, hubo varios muertos”, la corriente de residuos “tomó toda la zona de la empresa”, en la localidad de Brumadinho, a 60 kilómetros de Belo Horizonte, la capital de Minas, dijo un portavoz del cuerpo de bomberos de esa ciudad. “Aún ignoramos la magnitud de los daños personales y ambientales. Seremos muy rigurosos”, sostuvo el ministro de Medio Ambiente de ese país, Ricardo Salles.
Vale informó en un comunicado que la ruptura se produjo a inicios de la tarde y que su “prioridad total, en este momento, es preservar y proteger la vida de los empleados y de los habitantes”. El documento no dice nada sobre las causas del siniestro.
Imágenes áreas difundidas por los bomberos muestran impresionantes riadas de lodo avanzando sobre grandes superficies de vegetación.
“La presa se rompió y lo destruyó todo, no queda nada”, indicó un testigo en un video que circula en las redes sociales, mostrando una zona arrasada.
La Bolsa de Sao Paulo estuvo cerrada ayer viernes a causa de un feriado local, pero las acciones de Vale en Nueva York se derrumbaban un 10 por ciento a media tarde, después de haber llegado a caer un 12 por ciento.
El municipio de Brumarinho, de 39.000 habitantes, pidió en las redes sociales que la población se mantenga alejada del río Paraopeba, sobre el que estaba construida la presa.

Estudio ambiental.
En noviembre de 2015, la ruptura de un dique minero de Samarco, controlada por Vale y la anglo-australiana BHP-Billiton, en el municipio de Mariana, a 125 km de Brumarinho, dejó 19 muertos. El tsunami de barro atravesó dos estados por el cauce del río Doce y llegó hasta el mar, con consecuencias desastrosas para la vida cotidiana de miles de habitantes.
Para los pampeanos y los habitantes de la cuenca del río Colorado, Vale es un nombre conocido. Fue la empresa que compró el proyecto minero Potasio Río Colorado a la firma angloaustraliana Río Tinto y concretó importantes inversiones en pos de ponerlo en práctica. Sin embargo, una crisis financiera internacional hizo naufragar la multimillonaria inversión, y Vale terminó por abandonar el proyecto.
El año pasado, la iniciativa tuvo visos de reactivación de la mano de inversores chinos, que de entrada anticiparon que si se hacen cargo del proyecto, será en una magnitud muy menor respecto a la que había planificado Vale.
Cuando el proyecto Potasio Río Colorado empezó a tomar forma, un serio estudio de impacto ambiental detectó graves anomalías en su desarrollo y forzó al Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) a exigir varios cambios a fin de garantizar la calidad ambiental y social de la zona.
En ese sentido, la falta de seriedad y estudios concluyentes en el proyecto hidroeléctrico Portezuelo del Viento, sobre el río Grande, ha sido señalada reiteradamente por el gobierno pampeano como un riesgo para la zona ribereña del río Colorado, tanto en nuestra provincia como en el resto de la cuenca.