Brexit, comenzarán negociaciones

LA UE BUSCA GARANTIZAR LA ESTABILIDAD FINANCIERA

La primera ministra británica, Theresa May, anunció ayer en París que las negociaciones sobre el Brexit “comenzarán la próxima semana”, en una conferencia de prensa con su anfitrión, el presidente francés Emmanuel Macron, quien anunció “un plan de acción” conjunto para reforzar la lucha antiterrorista.
“El calendario para las negociaciones sobre el Brexit se mantiene y éstas comenzarán la próxima semana”, declaró May en el Palacio presidencial francés.
El presidente francés declaró, por su lado, que “la puerta sigue abierta” para que Reino Unido permanezca en la Unión Europea “mientras no termine la negociación sobre el Brexit”, pero aseguró que “una vez haya empezado será más difícil volver hacia atrás”.
Macron anunció además que Francia y Reino Unido decidieron lanzar un “plan de acción muy concreto” para reforzar la lucha antiterrorista, unos días después de los atentados de Londres y Mánchester, reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico.
El presidente francés precisó que una de las medidas de dicho plan tendrá como objetivo suprimir las incitaciones “al odio y (al) terrorismo” en internet.
May, en plena tormenta luego de las pasadas elecciones en su país, tendrá que abordar las negociaciones en posición fragilizada, lo que contrasta con el triunfo de la estrategia electoral del nuevo presidente francés, cuyos partidarios pueden lograr una amplia mayoría absoluta el domingo, en la segunda vuelta de las legislativas.
Interrogada para saber si su propio debilitamiento político la hará revisar la hipótesis de un “Brexit duro”, May afirmó que hay “una voluntad común en el pueblo británico”, pues “votó a favor de salirse de la UE” y para “que su gobierno lo haga y lo convierta en un éxito”.
Este proceso llevará a “un arreglo sobre el Brexit, que servirá a los intereses del Reino Unido y de los 27 miembros de la Unión Europea”, agregó May.

Terrorismo.
Respecto a la cooperación antiterrorista, Macron afirmó que trabaja “desde hace varios días” con May “en un plan de acción muy concreto” para “reforzar las obligaciones de los grandes grupos de internet para suprimir los contenidos que promuevan el odio”.
El G7, reunido a fines de mayo en Sicilia, había firmado una declaración común sobre el terrorismo en la que acentuaba la presión hacia los grandes grupos de internet para que luchen más contra contenidos radicales, a petición de Gran Bretaña. “Decidimos de manera conjunta ir más lejos”, subrayó Macron.
“Lanzamos una campaña conjunta británico-francesa para hacer que internet no pueda servir de lugar seguro para los criminales y los terroristas o para mostrar materiales que busquen la radicalización que conduce a hacer tanto mal”, dijo May.
Ambos dirigentes asistieron después al Estadio de Francia para ver el partido amistoso de fútbol entre Francia e Inglaterra.

La UE.
La Comisión Europea dejó el martes abierta la puerta a la reubicación en el bloque de una parte de las actividades financieras con sede en Londres después de la salida de Reino Unido, cuando ambos lados del canal de la Mancha se preparan para negociar el Brexit.
“El objetivo de nuestra propuesta es garantizar la estabilidad financiera”, declaró el vicepresidente del ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis, para quien es necesario “un cierto número de ajustes” ante la marcha del “mayor centro financiero” de la Unión Europea (UE).
Las propuestas presentadas por Bruselas, a las que deben dar ahora el visto bueno los países miembros del bloque y la Eurocámara, permitirán a la UE negar a Londres el derecho a conservar en algunos casos las cámaras de compensación que tratan los productos derivados en euros.
Esta institución financiera es ineludible, al situarse entre un vendedor y un comprador para garantizar una transacción, participando a su vez a la estabilidad del sistema financiero. (AFP)

No aceptan refugiados
La Comisión Europea decidió abrir procedimientos de infracción contra la República Checa, Hungría y Polonia por su negativa a aceptar migrantes que se encuentran en otros países de la Unión Europea (UE), en el marco del plan de reubicación adoptado en 2015.
El proceso de infracción se adoptará oficialmente hoy, explicó a la prensa el comisario de Interior de la UE, Dimitris Avramopoulos.
El procedimiento podría desembocar en una denuncia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y en multas económicas.
La Comisión Europea llamó repetidamente a los tres países a cumplir con la decisión de reubicar a 120.000 refugiados desde Grecia e Italia entre el resto de países del bloque en un plazo de dos años.
Esa decisión fue adoptada en 2015 con la posición en contra de Hungría, Eslovenia, la República Checa y Rumanía. Hungría y Polonia no aceptaron a ningún solicitante de asilo, mientras que la República Checa únicamente recibió a 12 procedentes de Grecia.
“Déjenme ser claro: la implementación de las decisiones del Consejo sobre reubicación es una obligación legal, no una opción”, dijo Avramopoulos.