Buscan que Venezuela supere crisis

El ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero afirmó ayer que la gestión que lleva a cabo junto a otros ex mandatarios con el objeto de instalar un diálogo entre el gobierno y la oposición de Venezuela “se está produciendo con plena imparcialidad”, pero advirtió que el proceso será “largo, duro y difícil”.
Rodríguez Zapatero informó sobre esa labor al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en una sesión en la que la Argentina propuso que el organismo acompañe la tarea de los ex mandatarios y Venezuela acusó al secretario general, Luis Almagro, de “boicotear el diálogo”.
Paralelamente, el subsecretario de Asuntos Políticos del Departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon, viajó a Caracas para intentar poner en marcha el diálogo acordado la semana pasada por los cancilleres John Kerry y Delcy Rodríguez, en procura de restaurar la relación bilateral.
El ex mandatario español, que habló ante el Consejo Permanente en representación del grupo que integran ademas sus colegas dominicano Leonel Fernández y panameño Martín Torrijos, sostuvo que la tarea que los tres llevan a cabo “está motivada única y exclusivamente para ayudar a Venezuela ante sus serios desafíos”, desde “el profundo y absoluto respeto a la soberanía” venezolana.
Rodríguez Zapatero informó que desde el 19 de marzo pasado el grupo mantuvo cerca de 20 reuniones con representantes de los dos sectores enfrentados en Venezuela, incluida la visita en la cárcel al líder opositor Leopoldo López, que tuvo como objeto “transmitir el doble mensaje” recibido tanto de la esposa del dirigente, Lilian Tintori, como del presidente Nicolás Maduro “en favor de la reconciliación”.
“El pueblo de Venezuela quiere el diálogo, la convivencia y la paz”, aseguró Rodríguez Zapatero en su primera exposición pública sobre el proceso, que repetirá este jueves en Quito, ante los cancilleres de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
En la sesión, la canciller venezolana apoyó los procesos regionales de “integración”. (Télam)

Compartir