Cancilleres buscan acuerdo

LA UNASUR PIDE DIALOGO ENTRE COLOMBIA Y VENEZUELA

La tensión entre Colombia y Venezuela, derivada del cierre de la frontera común y la deportación de más de 1.000 colombianos dispuestos hace una semana por el segundo país, siguió escalando ayer pese a la reunión bilateral que por más de siete horas encabezaron las cancilleres María Angela Holguín y Delcy Rodríguez, en medio de críticas y acusaciones cruzadas por altos funcionarios de ambos países, incluidos los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro.
En ese encuentro, del que participaron también otros ministros y altos funcionarios, solo se acordó que se reunirán los defensores del Pueblo de ambos países para establecer “protocolos para deportaciones de Venezuela hacia Colombia” y los ministros de Defensa para mejorar las medidas comunes de ataque al delito en las zonas de frontera, anunció Holguín.
En tanto, Rodríguez subrayó que ambos gobiernos dieron “el primer paso hacia la construcción conjunta de una nueva frontera binacional”.
Ni una ni otra mencionaron la posibilidad de poner fin al cierre de la frontera, medida que fue reivindicada por Rodríguez luego de que Holguín dijera que su gobierno no estaba “de acuerdo” con que fuera la mejor solución para combatir el delito.
La reunión se realizó en la casa del Marqués de Valdehoyos, sede de la cancillería en el centro histórico de Cartagena de Indias, fuertemente custodiada por un centenar de policías.
Fue precedida por saludos fríos y estrictamente protocolares de los participantes y por la rechifla de vecinos ante la llegada de la delegación venezolana.
Paralelamente, Santos afirmó ante varios ex presidentes latinoamericanos, en un foro en Bogotá, que “los problemas de Venezuela son hechos en Venezuela, no son hechos en Colombia”.

Unasur
El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el ex presidente colombiano Ernesto Samper, expresó su esperanza de un pronto entendimiento para solucionar la situación fronteriza entre su país y Venezuela, en un ambiente de amistad y paz.
En un comunicado difundido en Quito, sede de la Secretaría del organismo, Samper aseguró también que “los colombianos deportados pueden tener la seguridad” de que la Unasur “está haciendo todo lo posible porque se respeten sus derechos y se regularice su situación migratoria en el hermano país de Venezuela”. (Télam)