Caravana intenta llegar a EE.UU.

MIGRANTES HONDUREÑOS HUYEN DE LA POBREZA Y LA VIOLENCIA

Miles de migrantes hondureños que huyen de la pobreza y la violencia marchaban el miércoles en caravana por Guatemala en su intento por llegar a Estados Unidos, en medio de las amenazas del presidente Donald Trump de frenar la ayuda a los países del norte del istmo si no detienen este éxodo.
Agotados por el largo trayecto, caminando durante horas bajo el sol y la lluvia y en aventón en vehículos, un primer grupo de casi un millar de hondureños se refugió en la Casa del Migrante, auspiciada por la Iglesia Católica en el centro de la capital guatemalteca.
Su objetivo es recobrar fuerzas y seguir hacia la frontera con México en su camino al norte.
Otro grupo similar ya se encuentra en el este de Guatemala tras alcanzar la tarde del lunes la ciudad fronteriza de Esquipulas.
“Esto (caravana) es el principio de una avalancha que se viene, porque ya no soportamos tanta violencia”, dijo a la AFP Denis Contreras, uno de los migrantes que huyó de Honduras con su hermana y dos sobrinas.
El hombre, de baja estatura y ojos claros, que viste una camiseta de fútbol de la selección de Honduras, afirmó que su meta es llegar a Estados Unidos y no regresar a su país, al que considera sumido en “el caos” por la violencia y la pobreza.
Además, regresar a Honduras sería su sentencia de muerte porque huir “ya está mal visto” por las pandillas.
La caravana de más de 2.000 migrantes salió el sábado pasado de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, tras una convocatoria hecha por redes sociales.
El lunes, un numeroso contingente de la policía guatemalteca intentó frenar su avance pero tras horas de tensión la multitud de migrantes logró llegar al poblado guatemalteco de Esquipulas y desde entonces han marchado en grupos hacia Ciudad de Guatemala.
El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos en Honduras calificó como una “grave preocupación” la detención del periodista y defensor de derechos de los migrantes, Bartolo Fuentes, por parte de la policía guatemalteca mientras acompañaba la caravana.

Morales.
El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, dijo a periodistas que este país ha colaborado junto a organizaciones humanitarias con asistencia a los migrantes, concediendo alimentos y alojamiento.
Asimismo, comentó que se ha comunicado con su homólogo hondureño Juan Orlando Hernández, y con el vicepresidente estadounidese Mike Pence para hablar de los peligros que corren y proteger especialmente a los más vulnerables.
“Hemos dialogado para vitar una migración que ponga en riesgo a las personas como a los países, como es un ingreso masivo sin que sean registradas y detallado cual es la nacionalidad, no podemos asegurar que todos son de nacionalidad u origen hondureño, ni que estas personas en realidad vayan hacia el destino que dicen tener”, agregó.
Asimismo, dijo que se pueden cometer ilícitos como tráfico de personas.

Esperanza.
El sueño de los migrantes es obtener asilo en Estados Unidos, trabajar y ayudar a sus familiares que se quedaron en Honduras.
Con una tasa de homicidios de 43 por cada 100.000 habitantes, Honduras es considerado como uno de los países más violentos del mundo principalmente por la operación de las pandillas y la incursión del narcotráfico, una situación que impera también en Guatemala y El Salvador.
Además, el 68% de los nueve millones de habitantes en Honduras vive en condiciones de pobreza. (AFP)