Cataluña pone fecha

El presidente del gobierno catalán, Artur Mas, firmó ayer el decreto de convocatoria del referéndum independentista de Cataluña del 9 de noviembre, en un acto solemne que escenificó el desafío de la norteña región al gobierno central de España.
La histórica decisión de Mas está amparada en una ley de consultas aprobada hace una semana por el parlamento catalán, que el Ejecutivo español de Mariano Rajoy considera ilegal y que, al igual que la convocatoria, apelará el próximo lunes ante el Tribunal Constitucional.
“Se abre un camino que representa un antes y un después en la larga, muy larga, historia de Cataluña. Confío en que llegue a buen puerto y confío en ustedes”, aseguró Mas en una declaración institucional desde el Palacio de la Generalitat -sede del gobierno catalán- en Barcelona, luego de firmar la convocatoria.
El líder catalán destacó que “Cataluña quiere hablar, quiere ser escuchada, quiere votar. Y una vez que se haya expresado encontraremos el marco para construir un futuro mejor para todos”.
“A partir de la firma del decreto, el gobierno (catalán) hará todo lo posible para que los catalanes puedan votar”, aseguró. “Queremos votar, queremos decidir, y ahora tenemos el marco legal y es el momento adecuado para hacerlo”, insistió.

Cuatro calves.
Mas destacó que Cataluña llegó a la instancia de convocar su referéndum gracias a cuatro claves: las movilizaciones sociales, el consenso entre las fuerzas políticas catalanas, el diálogo y el respeto al marco legal.
“Nadie podrá negar que hemos tendido la mano al diálogo. Hemos estado y estamos abiertos para hacer posible la consulta, pero no vamos a caer en la trampa del inmovilismo”, aseguró, para luego comparar la actitud de bloqueo y negativa de Mariano Rajoy con la postura democrática del primer ministro británico, David Cameron, quien acordó con Escocia la celebración del reciente referéndum que rechazó la independencia. (Télam)