Cataluña se quedó sin consulta

El Tribunal Constitucional español suspendió ayer el referéndum independentista de Cataluña, tras admitir a trámite los recursos de inconstitucionalidad interpuestos por el Ejecutivo español de Mariano Rajoy contra ésta convocatoria, oficializada el sábado por el gobierno catalán.
La suspensión es automática, cautelar y tendrá vigencia por un plazo al menos de cinco meses, período en el que no se podrán tomar decisiones que se deriven de la disposición o resolución impugnada, de acuerdo con el artículo 161.2 de la Constitución española.
Pasado ese tiempo, el tribunal deberá decidir si mantiene o no la suspensión en función de los intereses de ambas partes, pero se podrá tomar más tiempo para resolver el fondo de la cuestión.
Con la decisión de ayer se abre un escenario de incertidumbre en el marco del conflicto entre la norteña región y España, ya que el presidente catalán, Artur Mas, dijo en reiteradas ocasiones que no haría nada ilegal, aunque garantizó que los catalanes votarán.

Mas.
Poco minutos antes de que se conociera la resolución, Mas calificó de “hostil” la actitud del Ejecutivo español, a la vez que criticó al propio Tribunal Constitucional por la velocidad con la que tomó la decisión y por su parcialidad.
“Un árbitro que es de una parte, no lo puede ser de todos. Me llamarán ingenuo, pero creo que cuando los miembros del TC lean la ley y la convocatoria entenderán que hicimos todo lo posible para ajustar la Ley de Consultas y la convocatoria en el marco legal”, dijo Mas.
Mas hizo estas declaraciones durante la presentación del “Libro Blanco de la Transición Nacional”, que reúne 18 informes de un consejo asesor sobre el desarrollo del proceso soberanista, en un acto que se llevó a cabo en paralelo a la reunión del Constitucional.

Tiempo récord.
La medida cautelar llega en tiempo récord, dos días después de que Mas oficializara la convocatoria de la consulta independentista para el 9 de noviembre por medio de una ley y un decreto considerados ilegales por el gobierno central.
El mismo sábado, después de que Mas consumara su desafío estampando su firma en el decreto de convocatoria, el gobierno central ya había iniciado el procedimiento para impugnar la consulta solicitando un informe obligatorio al Consejo de Estado, que fue favorable a la invalidación.
“La consulta que se pretende llevar a cabo, ni por su objeto ni por el procedimiento es compatible con la Constitución”, subrayó ayer el conservador Rajoy, tras una reunión de urgencia de su Consejo de Ministros que aprobó los recursos judiciales con los que pretende frenar el desafío de Cataluña.
“El gobierno no puede ni debe hacer algo contrario a lo que hace. No hay nada, ni nadie, ni poder, ni institución alguna, que pueda romper la Constitución, que es en lo que se basa nuestra convivencia”, explicó.

Argumentos.
En línea con los argumentos defendidos desde que Mas lanzó su campaña soberanista, Rajoy reiteró que “la soberanía nacional reside en el conjunto del pueblo español”, y “una parte de él no puede tomar una decisión que afecta a todos”. Y, al igual que la unidad territorial, “cualquier intento de disolverla” va en contra de la Constitución.
“Siempre dijimos que esa consulta no se iba a celebrar porque atenta contra la Constitución y contra los derechos de todos los españoles, incluidos los catalanes”, remarcó.
“Es demagógico que se apele al derecho a ser escuchados, mientras quienes esgrimen ese derecho se lo privan al resto. El derecho que pretenden darle a unos se les sustrae a todos los demás”, añadió. (Télam)