Chileno mató a Jara

DECLARAN CULPABLE A EX OFICIAL

Un ex miembro del Ejército chileno fue declarado ayer culpable por un tribunal estadounidense de los delitos de asesinato y aplicación de torturas contra el famoso cantautor Víctor Jara.
La declaración de culpabilidad fue emitida por un tribunal de Orlando contra el ex teniente chileno Pedro Barrientos, ahora ciudadano estadounidense, al cabo de un juicio civil iniciado por familiares de Jara.
El jurado pidió al ex militar chileno el pago de una compensación por daños y perjuicios de 28 millones de dólares para la familia Jara, informó la agencia EFE.
Jara fue torturado y asesinado en el Estadio Nacional de Chile en 1973, poco después de implantada la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).
Durante el juicio, Barrientos aseguró que supo de los sucesos que llevaron a la muerte de Jara mucho después de ocurrido y que no conocía de la existencia del cantautor.
Pero varios testigos aportados por la parte acusadora señalaron que Barrientos fue uno de los oficiales que estuvo a cargo del Estadio (ahora llamado Víctor Jara), que fue convertido en un centro de detenciones y torturas.
Joan, la viuda de Jara, y sus hijas Manuela Bunster y Amanda lloraron de alegría y se abrazaron con sus abogados al conocer la resolución del tribunal, mientras Barrientos recibió la noticia en silencio y con la vista clavada en el piso.
La defensa de los familiares de Jara consideraron que esta declaración de culpabilidad puede motivar al gobierno de Estados Unidos a agilizar la extradición de Barrientos a Chile.
En el momento del asesinato de Jara, Barrientos prestaba servicio en el regimiento Tejas Verdes, posterior cuna de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), y estaba en Santiago, donde apoyó el levantamiento militar y el derrocamiento del gobierno del presidente Salvador Allende (1970-1973).
El caso fue abierto en la corte federal del distrito medio de Florida, con sede en Jacksonville, en 2013, cuando el Centro de Justicia y Responsabilidad (CJA) interpuso una demanda. (Télam)

Compartir