China estremecida teme otro sismo

Varias decenas de miles de chinos se preparaban ayer para pasar una segunda noche a la intemperie ante el temor de un nuevo sismo en Sichuán (suroeste), donde los socorristas rescataron con vida a dos víctimas de la catástrofe que causó más de 40.000 muertos, según la cifra oficial.
Una mujer de 60 años fue rescatada con vida ayer en Pengzhu (provincia de Sichuán) tras haber pasado 195 horas atrapada entre los escombros y haber sobrevivido bebiendo agua de lluvia. Poco antes, un hombre de 31 años era rescatado tras haber estado atrapado entre los escombros de su fábrica en Wenchuan desde el 12 de mayo, cuando un sismo de magnitud 7,8 devastó más el suroeste de China.
Mientras las banderas ondeaban a media asta en el segundo día de duelo nacional, una advertencia de las autoridades de Sichuán sobre la posibilidad de fuertes réplicas desató un movimiento de pánico en la noche del lunes. Más de cinco millones de supervivientes se lanzaron a los parques, a los estadios y a cualquier zona abierta con colchones, sillas, vestidos y todo lo que lograron transportar, pero siempre huyendo de los edificios. (AFP-NA).