Cierran otro paso fronterizo

MADURO SIGUE TOMANDO MEDIDAS CONTRA COLOMBIA

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó el cierre de un paso fronterizo con Colombia en la región noroccidental de Zulia, además de declarar el estado de excepción de tres municipios, a fin de ampliar las operaciones de seguridad en la línea limítrofe binacional, en una medida que podría agudizar el conflicto entre ambos países.
Maduro dijo desde la casa de gobierno de Miraflores que ordenó el cierre en el paso fronterizo de Paraguachón, en Zulia, que se suma a que los fueron clausurados en Táchira, hace 19 días.
El gobernante anunció también que declaró el estado de excepción de los municipios Guajira, Mara y Almirante Padilla de Zulia, con el propósito de proteger a los habitantes de estos sectores.
“He decidido, luego de un diagnóstico exacto para construir la nueva frontera, proceder al cierre del paso fronterizo de Paraguachón en el estado Zulia, para seguir avanzando en la liberación de delitos, criminales, paramilitares, contrabandistas, como hemos acordado el respeto al pueblo y la libertad de paso del pueblo Wayúu”, refirió en una intervención en el canal oficial Venezolana de Televisión.
Igualmente, ordenó el desplazamiento de 3.000 soldados a la región limítrofe de Zulia para reforzar las medidas de seguridad en la caliente zona fronteriza.
El paso de Paraguachón tiene un menor flujo comercial y de personas que el de San Antonio de Táchira, que fue cerrado el 19 de agosto, tras un ataque de grupos armados irregulares que dejó tres soldados heridos. “He ordenado un estado de excepción en los municipios Guajira, Mara y Almirante Padilla. Estos son objeto de un ataque inclemente de grupos irregulares, paramilitares, delincuentes. Ya anunciaremos más decisiones con respecto a otros municipios del estado Zulia”, añadió.
Con esta medida, varios de los principales puntos de la frontera con Colombia están cerrados al tránsito de personas y mercancías. En la frontera de Táchira, durante las operaciones de seguridad fueron deportados más de 1.000 colombianos, lo que generó denuncias sobre violaciones de derechos humanos.

Mediación.
Por otro lado, Maduro reiteró que aceptaba la mediación propuesta por Argentina y Brasil para fijar una reunión con su colega colombiano, Juan Manuel Santos, a fin de buscar soluciones a la crisis.
“Yo le he dicho: vamos a vernos. He aceptado la mediación del gobierno de Brasil y de Argentina, que me propusieron a nombre de la presidenta Dilma Rousseff y la presidenta Cristina Fernández una reunión en Manaos o en Buenos Aires entre usted Santos y yo. Yo lo he aceptado, no me rehuya más, vamos a vernos, restituyamos las relaciones de diálogo, respeto, de convivencia, de coexistencia, entre modelos, usted es capitalista de derecha y yo soy socialista, bolivariano, chavista”, indicó dirigiéndose a Santos.
Tras asegurar que respeta a Santos, afirmó que nunca pretendió que su par colombiano “sea ni bolivariano, ni revolucionario, ni chavista”.
“Entonces, no pretenda usted (Santos) que yo sea uribista, no pretenda usted que yo sea capitalista neoliberal”, remarcó.
“Yo le tiendo mi mano para restituir un diálogo respetuoso, de altura, entre dos jefes de Estado; usted de Colombia, yo de Venezuela. Le he dicho a usted, sin condiciones, aquí el único que puede poner condiciones soy yo porque son ustedes los agresores”, concluyó.
Santos, por su parte, anunció el lunes a la noche que está dispuesto a reunirse con Maduro en Montevideo, en el marco de otro intento mediador, en este caso propuesto por el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.
“La semana pasada recibí una llamada telefónica del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, quien ofreció sus buenos oficios para facilitar el diálogo con Venezuela”, reveló Santos al término de una reunión con su gabinete en la Casa de Nariño, sede del gobierno colombiano.
(Télam)