Cinco talibanes por sargento

El Gobierno de Estados Unidos reveló ayer que llegó a buen término una negociación secreta que mantenía desde hace meses con los talibanes afganos, por la que se canjeó la libertad de un prisionero de guerra estadounidense cautivo en Afganistán a cambio de la transferencia a Qatar de cinco reclusos de la prisión militar de Guantánamo.
El presidente estadounidense, Barack Obama, precisó en un comunicado la operación de canje, que se rumoreaba desde febrero y que se completó con la asistencia del Gobierno de Qatar, por la que accedió a acoger al menos durante un año a los cinco presos talibanes, quienes ya viajaron a Doha.
“Hoy el pueblo estadounidense está feliz de que podamos dar la bienvenida a casa al sargento Bowe Bergdahl, retenido en cautiverio desde hace casi cinco años”, dijo Obama en el comunicado difundido por la agencia de noticias EFE.
La noticia fue difundida poco después de que el propio Obama informara a los padres de Bergdahl de su puesta en libertad.
“Ha sido un honor para mí llamar a sus padres para transmitirles nuestra felicidad, pueden esperar que volverá sano y salvo”, afirmó el primer mandatario.
Por su parte, los padres del sargento, Bob y Jani Bergdahl, expresaron en un comunicado la “alegría y el alivio” que sintieron cuando Obama les telefoneó esta mañana para comunicarles la noticia sobre su único hijo, quien ahora se encuentra en una base militar de Afganistán a la espera de volver a Estados Unidos. (Télam)