Colaborador de Macron continuará detenido

ACUSADO DE AGREDIR A MANIFESTANTES

El colaborador del presidente francés Emmanuel Macron que agredió a varios manifestantes seguía detenido ayer, un caso que se ha convertido en escándalo político y que llevará la semana que viene al ministro del Interior a comparecer ante una comisión parlamentaria.
Aunque Alexandre Benalla, que ejercía funciones de seguridad en la presidencia francesa, fue despedido el viernes, la crisis política continúa.
El caso estalló con un vídeo publicado por el diario Le Monde en el que Benalla aparece golpeando a un manifestante que ya se encontraba en el suelo. Un segundo video muestra con más detalle a Benalla empujando a una chica por el cuello y luego pegando a un joven.
El colaborador iba acompañando a una unidad de policías antidisturbios en París el 1 de mayo, día del trabajo, cuando tradicionalmente hay manifestaciones. En las imágenes aparece además con un brazalete con la mención “policía”, que solo los agentes están habilitados a usar.
Benalla, de 26 años, y Vincent Crase, un empleado del partido de Macron que también estaba en la manifestación, fueron detenidos el viernes acusados entre otros de violencia y de usurpación de funciones. Ninguno de los dos son policías.
Por su parte el ministro del Interior, Gérard Collomb, comparecerá mañana ante una comisión de la Asamblea Nacional para explicar el caso, anunció la presidenta de esa comisión, Yaël Braun-Pivet de La República en Marcha, el partido de Macron.
La oposición acusa al gobierno de haber querido esconder el caso y tanto la derecha como la extrema derecha han pedido la comparecencia del presidente en persona.
Cuando el Elíseo conoció los hechos en mayo suspendió a Benalla pero no lo despidió hasta el viernes, como consecuencia de la revelación pública del caso. (AFP)