Comenzó juicio vinculado al Partido Popular

La Audiencia Nacional de España comenzó a juzgar ayer la “trama Gürtel”, el mayor caso de corrupción de la historia democrática del país, que sienta en el banquillo de los acusados a 37 empresarios y políticos del conservador Partido Popular (PP), entre ellos su ex tesorero Luis Bárcenas.
La megacausa reveló una práctica de corrupción sistemática en el PP durante años en diferentes niveles de la administración pública, donde hombres de negocios encontraron la complicidad de políticos sin escrúpulos para enriquecerse ilícitamente a la vez que contribuían al financiamiento del partido en el poder.
La trama de corrupción Gürtel fue destapada en 2009 por el ex juez español Baltasar Garzón, inhabilitado posteriormente por haber autorizado escuchas telefónicas entre los principales implicados en el caso y sus abogados.
Este es uno de los argumentos que utilizaron las defensas de los acusados en el arranque del juicio, al solicitar la nulidad del proceso en la fase de “cuestiones previas” que tiene lugar entre hoy y mañana.
Correa y Bárcenas, los imputados más famosos, fueron recibidos al grito de “chorizo”, “ladrón” y “sinvergüenza”, a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, Madrid, donde también tiene lugar el juicio por la tarjetas “black” (en negro) de Caja Madrid y Bankia, que salpica a buena parte de la élite política española, con el ex ministro y ex director del FMI Rodrigo Rato a la cabeza.
Ambos juicios exponen la grave corrupción existente en el PP durante décadas, así como sus tentáculos, precisamente cuando el presidente del gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, intentará formar gobierno a contrarreloj antes del 31 de octubre para evitar unas terceras e inéditas nuevas elecciones.
Un total de 37 personas, que suman un pedido de prisión de 730 años, se sientan en el banquillo de los acusados para ser juzgado por la “pieza matriz” del caso Gürtel, que aborda la denominada “Época I: 1999-2005”. Es el primero de nueve juicios.
A los acusados se les imputan delitos de prevaricato, cohecho, tráfico de influencias, entre otros hechos. (Télam)

Compartir