Comenzó la Convención Republicana en Cleveland

La controvertida Convención Republicana de Cleveland (Ohio) empezó a los gritos ayer bajo extremas medidas de seguridad que, a la espera de la llegada del precandidato Donald Trump, colorearon la ciudad con numerosos los uniformes de las fuerzas policiales que custodian el evento.
“Bienvenidos a la Convención Nacional Republicana de 2016”, afirmó el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Preibus, al inaugurar con un golpe de martillo la tensa reunión en el pabellón Quicken Loans Arena, blindado por más de 3.000 policías que supervisan la seguridad del cónclave.
Dentro del hogar del equipo local de basketball Cleveland Cavaliers, la primera jornada -dedicada a discutir sobre “Hacer a Estados Unidos seguro de nuevo”- comenzó con un acalorado debate de los delegados que se oponen a que Trump los represente.
Las delegaciones de Utah y Virginia pidieron a los gritos que se dejara a los estados decidir votar a conciencia, y no por unanimidad y en línea con lo dictado por el resultado de las primarias, algo que les fue negado repetidas veces.
La intención de delegados como el senador de Utah, Mike Lee, era que, liberando a los compromisarios, se pudiera forzar una rebelión contra el candidato republicano a la Casa Blanca, el magnate Donald Trump, que teóricamente tiene el número de delegados necesarios para ser elegido oficialmente.
Varias horas más tarde será el turno de los principales oradores que abrirán el horario central entre quienes figuran el ex gobernador de Texas, Rick Perry; el ex intendente de la ciudad de Nueva York, Rudy Giuliani; y la mujer del propio Trump, la ex modelo eslovena Melania Knauss, que romperá el largo silencio y hablará públicamente para apoyar a su marido.
Si bien Trump tenía planeado sumarse el miércoles, un día antes de su discurso de nominación, llegará esta misma noche desde la Gran Manzana junto a su esposa para presentarla e introducir sus palabras.
Concluida la intervención de la ex modelo eslovena, la pareja regresará esta misma noche hacia Nueva York, según detallaron medios locales.
A las puertas del estadio, donde se supone que la convención terminará eligiendo a Trump como candidato presidencial para las elecciones del 8 de noviembre, hubo más de 50 protestas.
(Télam)

Compartir