Conmoción en EE.UU. por dos tiroteos

Un hombre mató a tiros a tres personas e hirió a otras dos antes de quitarse la vida en un depósito de la compañía de encomiendas UPS en San Francisco, informó ayer la policía, que descartó por lo pronto que se trate de un acto terrorista.
“En este momento identificamos a seis víctimas, incluido el sospechoso” que “falleció así como otras tres víctimas”, dijo el jefe de la policía en ejercicio, Toney Chaplin. El atacante vestía un uniforme de UPS, aunque Chaplin indicó que por lo pronto no se ha confirmado que sea un empleado.
El incidente se registró en un depósito de la compañía responsable de las entregas en el área de San Francisco. En esa instalación, que fue evacuada, trabajan 850 personas.
Después de socorrer a las víctimas y desalojar el edificio, la policía encontró al atacante, que aún armado y antes de ser arrestado, se disparó en la cabeza.
“Tenemos entendido que el ataque involucró a un solo hombre” y “en este momento no creemos que este incidente esté relacionado con terrorismo”, añadió el oficial.
Un vocero de UPS, Steven Gaunt, dijo a la prensa local que el disparador, aparentemente un empelado descontento, irrumpió en una sala y donde los trabajadores se reunían para una reunión matutina antes de salir a entregar paquetes, y disparó.

Legisladores.
El segundo episodio ocurrió cuando un hombre crítico del presidente Donald Trump abrió fuego con un rifle contra legisladores republicanos que jugaban al béisbol, baleando a un congresista y a otras cuatro personas antes de ser herido de muerte en un enfrentamiento a tiros con policías.
Colegas contaron que el legislador herido, Steve Scalise, se arrastró dejando un rastro de sangre sobre el césped hasta lograr salir de la cancha de béisbol. Luego fue trasladado a un hospital donde fue operado y donde quedó en “estado crítico”, según informó el centro médico.
Antes de la cirugía, la oficina del congresista por Louisiana, de 51 años y el tercer republicano de mayor rango en la Cámara de Representantes, había dicho en un comunicado que la herida había sido en la cadera y que el legislador se encontraba de buen ánimo.
El agresor, James T. Hodgkinson, de 66 años, fue baleado por policías y murió en el hospital después de iniciar el tiroteo a las 7 de la mañana en un encuentro, cerca de Washington, de más de una veintena de miembros republicanos del Congreso para preparar un partido de béisbol benéfico. (AFP)