miércoles, 23 octubre 2019
Inicio El Mundo Corea del Norte pidió sacar a Pompeo de las conversaciones

Corea del Norte pidió sacar a Pompeo de las conversaciones

SOLICITAN A ALGUIEN CON MAYOR "TACTO" Y "MADUREZ"

El ensayo del «arma táctica» que realizó Corea del Norte permite mostrar al pueblo norcoreano que el gobierno del líder Kim Jong-un sigue adelante con su desarrollo militar, según analistas. También parece querer dar garantías a oficiales del Ejército de Corea del Norte que podrían temer que la diplomacia con Estados Unidos sea vista como una señal de debilidad.
Por otro lado, la Cancillería norcoreana acusó a Pompeo de minimizar la importancia de comentarios hechos la semana pasada por Kim de que Washington tenía hasta fin de año para ofrecer algo aceptable que salve la estancada diplomacia nuclear. Las negociaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos están congeladas desde que la segunda cumbre entre el presidente Donald Trump y Kim terminó abruptamente en febrero pasado en Hanoi, Vietnam, en medio de desacuerdos insalvables.

Descontento.
Tanto el ensayo del arma táctica como la exigencia sobre Pompeo apuntan a un descontento creciente de Corea del Norte con el proceso de diálogo con Washington. En un comunicado firmado por Kwon Jong Gun, director general del Departamento de Asuntos Estadounidenses de la Cancillería, Corea del Norte acusó a Pompeo de «decir disparates» y tergiversar comentarios de Kim.
En un discurso en Texas el lunes pasado, Pompeo dijo que Kim prometió desnuclearizarse en su primera cumbre con Trump en Singapur en 2018 y que se estaba dialogando con Corea del Norte para «trazar un camino» para alcanzar esa meta. Kim «dijo que quería hacerlo antes de fin de año», sostuvo Pompeo. «Me gustaría que se hiciera antes», agregó.
El comunicado de Corea del Norte dijo que Pompeo estaba «tergiversando el significado de nuestro requerimiento» de que las negociaciones estén completadas para fin de año, y se refirió a «la talentosa habilidad para fabricar mentiras» del secretario de Estado.

Sacar a Pompeo.
La nota, agregó que la relación podría «complicarse si Pompeo está involucrado en las conversaciones» y que cada vez que el secretario de Estado «mete las narices, el diálogo avanza mal y sin resultados». «En caso de que las conversaciones se retomen en el futuro», a su país le gustaría que en vez de Pompeo ese papel correspondiera a «alguien que muestre mayor tacto y madurez a la hora de comunicarse», señaló.
En un discurso ante el Parlamento, Kim dijo la semana pasada que estaba abierto a una tercera cumbre con Trump, pero sólo si Estados Unidos cambiaba su postura sobre las sanciones para fin de año.

Península coreana.
El texto concluye diciendo que si Washington no varía el actual rumbo «nadie puede predecir cómo se desarrollará la situación en la península coreana». Por esa misma línea parece ir el otro ademán publicitado ayer por la propaganda norcoreana, que anunció que Kim supervisó ayer la prueba de un arma táctica, sin precisar más detalles.
Se trata de la primera asistencia conocida de Kim a este tipo de ensayos desde noviembre pasado, cuando medios locales dijeron que observó la exitosa prueba de un «arma táctica ultramoderna recientemente desarrollada». Las armas tácticas son armas de corto alcance diseñadas para ser usadas sobre el campo de batalla en escenarios de combate. Los expertos creen que podría tratarse, por ejemplo, de un misil de crucero, un proyectil cuyo uso por parte de Corea del Norte en todo caso no está sancionado por ninguna resolución de Naciones Unidas.

Rusia.
En tanto, Rusia anunció ayer que Kim visitará el país este mes a invitación del presidente Vladimir Putin, aunque no dio más detalles. Esta semana, el Kremlin había confirmado preparativos para la primera cumbre entre Putin y Kim. El mandatario ruso visitará China a fin de mes, y algunos medios especulan que podría verse con el norocoreano en Vladivostok, la ciudad portuaria del extremo oriente ruso, cerca de la frontera con Corea del Norte. (Télam)