“Corea está lista para reaccionar”

AUMENTA LA TENSION ENTRE PYONGYANG Y WASHINGTON

El embajador de Corea del Norte ante la ONU acusó ayer a Estados Unidos de estar empujando a la península coreana hacia la guerra y avisó de que está preparada para responder a cualquier acción militar estadounidense.
“Si Estados Unidos se atreve a optar por una acción militar (…), la República Popular Democrática de Corea (RPDC) está lista para reaccionar a cualquier tipo de guerra que desee Estados Unidos”, aseguró el embajador adjunto del país ante la ONU, Kim In Ryong, en una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas.
Kim aseguró que el gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, busca “hacer algo” en Corea del Norte y por ello está desplegando fuerzas en la región.
“Pero la RPDC se mantiene imperturbable”, subrayó el diplomático, que insistió en que su país tomará las medidas más duras, incluido el uso de la fuerza, para defenderse, informó la agencia de noticias EFE.
El representante norcoreano destacó el reciente ataque lanzado por Estados Unidos contra una base aérea siria como prueba de que Estados Unidos es una amenaza para Estados soberanos bajo el pretexto de trabajar por la paz.
“Estados Unidos está perturbando la paz y estabilidad globales e insistiendo en una lógica de gángster”, aseguró Kim, que acusó a la administración estadounidense de querer aplicar a su país la misma doctrina que a Siria.
Según el embajador, el reciente despliegue de un portaaviones nuclear estadounidense en aguas próximas a la península de Corea está “empujando la situación hacia el borde de una guerra”.
“Esto ha creado una situación en la que una guerra termonuclear puede desatarse en cualquier momento”, insistió.
Kim criticó además muy duramente una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU convocada por Estados Unidos para el próximo 28 de abril con el fin de abordar la situación en Corea del Norte.
La cita, que estará presidida por el jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, es para el gobierno norcoreano una muestra de los “dobles estándares” del Consejo y un intento de justificar las posturas de Estadios Unidos e impulsar más sanciones.

Tensión.
Las declaraciones lanzadas en Seúl por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en las que le advirtió a Pyongyang sobre “una respuesta apabullante” ante un eventual ataque, fueron retrucadas por un alto funcionario norcoreano que, sin descartar “una guerra total”, acusó a Donald Trump de preparar “un ataque preventivo para derrocar” al gobierno comunista norcoreano.
“En las últimas dos semanas el mundo contempló la fuerza y la determinación de nuestro nuevo presidente con las acciones emprendidas en Siria y Afganistán. Corea del Norte haría bien en no poner a prueba su determinación o el poder del ejército de Estados Unidos”, destacó Pence
durante una conferencia de prensa junto al presidente interino surcoreano, Hwang Kyo-anh.
“Queremos lograr (una solución a la actual crisis) por medios pacíficos. Aún así, todas las opciones están sobre la mesa”, advirtió el vicepresidente estadounidense en alusión a una salida bélica, aunque aseguró que Estados Unidos busca lograr seguridad “con medios pacíficos”.
Por su parte, el canciller ruso, Serguei Lavrov, se mostró confiado en que Washington no lleve adelante acciones unilaterales “como las que vimos recientemente en Siria”.
“No aceptamos las aventureras acciones nucleares y con misiles de Pyongyang que violan numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”, sostuvo Lavrov en una conferencia de prensa, en la que también consideró que cualquier respuesta unilateral de Estados Unidos también estaría violando los acuerdos internacionales.
El jefe de la diplomacia rusa realizó estas declaraciones después de que Corea del Norte cumpliera su amenaza de lanzar un misil, que falló, en coincidencia con la llegada a Seúl del vicepresidente norteamericano, Mike Pence. (Télam)