Correa critica a Estados Unidos

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, consideró ayer una “insolencia” el pedido del gobierno estadounidense para que se respete la libertad de expresión en Ecuador.
“Mi país es soberano; no somos colonia de nadie. Responderemos con dignidad ante tanta insolencia”, respondió Correa a la solicitud del vocero del Departamento de Estado estadounidense, Patrick Ventrell, al gobierno de Ecuador de que “respete la libertad de prensa, como un componente vital de una sociedad democrática, y que garantice que los periodistas puedan trabajar sin miedo o temor a represalias”.
Ventrell indicó, además, que los periodistas Janet Hinostroza, presentadora de noticias de Teleamazonas; Martín Pallares, columnista del diario El Comercio; y Miguel Rivadeneira, presentador de Radio Quito, enfrentan “ásperos ataques personales e intentos para desacreditarlos” y que trabajan “en un clima de censura”, reseñaron las agencias Ansa y Prensa Latina.
Correa sostuvo, al respecto, que si se debe proteger a estos periodistas es porque “es posible que la CIA esté preparando algo contra esos tres comunicadores para echarle la culpa al gobierno” de Quito.

Sin pena de muerte.
El mandatario resaltó que en Ecuador no existe pena de muerte como en otros países que dicen defender los derechos humanos, y dijo que si Washington pide proteger a los tres periodistas, él pedirá a Estados Unidos que proteja la vida del soldado Bradley Manning, detenido en una prisión de ese país por ser presunto informante de Wikileaks. (Télam)