Crece indignación y temor

AGENTES DE EE.UU. ARRESTAN INMIGRANTES EN SITIOS INUSUALES

En la puerta del refugio de una iglesia, dentro de una corte o tras un acto contra la deportación: los arrestos de indocumentados en lugares considerados “sensibles” se multiplican en Estados Unidos, mientras crece la indignación y el temor de activistas e inmigrantes.
Aunque no ha habido deportaciones masivas desde la investidura de Donald Trump hace poco más de un mes, el temor crece porque ICE, la agencia migratoria estadounidense, recibió crecientes poderes para detener indocumentados. Y los está usando.
El último caso concierne a la argentina Daniela Vargas, de 22 años, que llegó a los siete a Estados Unidos y fue detenida el miércoles tras hablar públicamente contra la deportación en un acto en Jackson, Mississippi (sur).
Cuando hace dos meses agentes migratorios llegaron a su casa para arrestar a su padre y a su hermano, también indocumentados, Daniela había conseguido escapar escondiéndose en un ropero.

“Alarmante”.
“Es alarmante que el ICE la haya seguido desde una conferencia de prensa sobre inmigración”, escribió en su cuenta Twitter el senador demócrata Ricard Durbin.
Vargas llegó a estar protegida por el DACA, un decreto firmado por el ex presidente Barack Obama en 2012 que impide que los niños traídos por sus padres ilegalmente a Estados Unidos y que han crecido aquí sean deportados, y al que se acogieron unos 750.000 jóvenes Dreamers, como son llamados.
Pero lo dejó expirar en noviembre, según sus abogados porque no tenía los 500 dólares necesarios para hacerlo, y en febrero inició los trámites para renovarlo.
“Lo último que sé es que planifican deportarla sin una audiencia judicial”, dijo a la AFP Patricia Ice, abogada de la Alianza por los Derechos de los Inmigrantes de Mississippi, que organizó la conferencia de prensa.

Poderes.
Envalentonados tras el nuevo decreto de Trump que amplía su poder para arrestar y deportar inmigrantes -por ejemplo a sospechosos de cometer delitos que no han sido formalmente acusados-, ICE ha detenido indocumentados que buscaron refugiarse del frío en una iglesia de Alexandria, Virginia (sureste), y a una mujer que fue a denunciar un caso de violencia doméstica dentro de un tribunal de El Paso, Texas (suroeste).
También entraron a chequear los documentos de todos los pasajeros en un avión que acababa de finalizar un vuelo doméstico y aterrizó en el aeropuerto JFK de Nueva York.
“Hay ciertamente una actitud más agresiva de los agentes migratorios”, dijo a la AFP César Vargas, el primer abogado de Nueva York que se declaró públicamente indocumentado.
El mayor miedo de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos es ser separados de sus familias.
El miedo creció con la reciente deportación de Guadalupe García de Rayos, una mexicana de 35 años que vivía en Arizona desde los 14 años y que fue acusada en 2008 de falsificar una tarjeta de seguridad social para conseguir empleo. Sus hijos estadounidenses se quedaron en el país. (AFP-NA)