Crece la crisis en Jerusalén por traslado de la embajada

VIOLENTAS REPERCUSIONES POR LA DECISION DE TRUMP

Al menos 24 palestinos resultaron heridos en las protestas en Gaza y Cisjordania, en su mayoría por disparos de soldados israelíes de fuego real y balas de goma, incluyendo uno que quedó en estado crítico, informaron la Media Luna Roja y autoridades palestinas.
En Cisjordania, multitudes prendieron fuego a neumáticos y arrojaron piedras contra los soldados, luego de que el Ejército israelí desplegara varios batallones adicionales en la región ocupada en previsión de desmanes durante las manifestaciones.
En la ciudad bíblica de Belén, los soldados lanzaron gases lacrimógenos y chorros de agua desde camiones para dispersar a los palestinos, en disturbios que amenazan con empañar las celebraciones de Navidad en la ciudad donde nació Jesús.
Los desórdenes se extendieron a Ramallah, sede del gobierno palestino, y a las ciudades cisjordanas de Hebrón, Kalkilia, Tulkarem y Naplusa. En Jerusalén Este también hubo altercados.

Conflicto.
La decisión de Trump, y su orden de iniciar el proceso para trasladar a Jerusalén la embajada estadounidenses en Tel Aviv, rompen con décadas de política de Estado norteamericana y de garantías internacionales a los palestinos de que el status de la ciudad sagrada debe determinarse en negociaciones de paz con Israel.
Los palestinos quieren que la parte oriental de Jerusalén, o Jerusalén este, capturada por Israel en una guerra en 1967 y luego anexionada, sea capital de su futuro Estado.
Las mayores protestas contra la decisión se esperan hoy, el día sagrado islámico, cuando los palestinos y los musulmanes en general se reúnen en las mezquitas a rezar.
En la Franja de Gaza, el líder del movimiento islamista Hamas, Ismail Haniyeh, llamó a los palestinos a iniciar una nueva “Intifada” contra Israel, como las dos ya protagonizados en las décadas de 1980 y 2000, que dejaron más de 4.000 muertos, entre palestinos e israelíes.
También en el vecino Líbano, el líder del grupo chiita Hezbollah, Hassan Nasrallah, convocó ayer a una jornada de protestas y manifestaciones para el próximo lunes en su feudo del sur de Beirut.
El Ministerio de Salud de Gaza, controlado por Hamas, informó que soldados israelíes dispararon contra manifestantes que se acercaron a la zona fronteriza e hirieron a seis de ellos, uno de los cuales quedó en estado crítico.
Asimismo, el Ejército israelí atacó hoy bases de Hamas en Gaza, después de que dos cohetes lanzados desde el enclave palestino explotaran en el sur de Israel, reportó la agencia de noticias DPA.

Heridos.
Erab Fuqaha, vocero del servicio de emergencias de la Media Luna Roja señaló que los disturbios de ayer obligaron a atender a 108 personas, entre ellas, 77 por inhalación de gas lacrimógeno, cinco por heridas de bala, 19 por balas de goma y el resto por golpes y contusiones, consignó la agencia de noticias EFE.
En Jerusalén Este se sitúa la Ciudad Vieja, donde se encuentran algunos de los lugares más sagrados para el judaísmo, el islam y el cristianismo.
Aunque Israel dice que toda Jerusalén es su capital “única e indivisible”, la comunidad internacional no reconoce a Jerusalén Este como parte de Israel, y todos los países del mundo, incluyendo a Argentina, tienen su embajada ante Israel en Tel Aviv.
Si bien la decisión de Trump no tiene ningún impacto en la vida cotidiana en la ciudad, conlleva un profundo significado simbólico y es vista por los árabes y musulmanes como un prejuzgamiento sobre una cuestión que debería decidirse en negociaciones y, más aún, un intento de imponer una solución sobre el tema a los palestinos.

Repercusiones.
Una posición manifestada ayer por la canciller alemana, Angela Merkel, quien defendió la necesidad de “revitalizar” el proceso de paz con vistas a una solución de dos estados, uno israelí y otro palestino, aunque precisó que para ello “se necesita a Estados Unidos”.
Por su parte, los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, mantuvieron una conversación telefónica en la que se mostraron muy preocupados por la decisión de su par estadounidense.
Según informó el Kremlin en un comunicado, ambos líderes opinan que la resolución estadounidense “puede anular las perspectivas de un proceso de paz en Oriente Medio”.
Netanyahu, en cambio, dijo hoy que el presidente estadounidense “se ató para siempre” a la historia de Jerusalén y aseguró que otros Estados estaban siguiendo sus pasos. “Ya estamos es contacto con otros Estados que harán un reconocimiento similar”, dijo a la prensa.
Las conversaciones, estancadas en año recientes, no han logrado concretar el sueño palestino de fundar un Estado independiente en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén este.
De manera paralela, Israel ha expandido las colonias que desde 1967 construyó en tierras capturadas en la guerra. (Télam)