Crimen frente a las cámaras

El hombre sospechoso de haber matado ayer a la mañana a dos periodistas de una cadena televisiva de los Estados Unidos mientras realizaban una entrevista en directo falleció horas después en un hospital del estado de Virginia, tras haberse disparado a sí mismo, según confirmaron las autoridades.
El supuesto atacante, Vester Lee Flanagan, falleció en un hospital de Fairfax, Virginia, a causa de una herida de arma auto provocada, confirmaron las autoridades al brindar una conferencia de prensa.
El hombre mató el miércoles a tiros, mientras realizaban una entrevista en directo, a la periodista del canal local WDBJ-T -subsidiaria de la cadena CBS- Alison Parker de 24 años, y al camarógrafo, Adam Ward de 27, quienes murieron en el acto durante el incidente registrado a primera hora de la mañana en un centro comercial de Moneta, Virginia.
Una tercera persona que estaba siendo entrevistada, identificada como Vicki Gardner y funcionaria de la Cámara de Comercio local, resultó herida pero fue intervenida en un hospital cercano y se encuentra fuera de peligro.
Vester Lee Flanagan había sido desvinculado de la emisora WDBJ-TV, en donde formaba parte de un programa bajo el nombre de Bryce Williams.

Causa.
Los motivos que llevaron al atacante a realizar la matanza son aún desconocidos por las autoridades que continúan con las investigaciones del hecho.
Por su parte, la cadena ABC informó que ayer a la mañana, dos horas después del ataque a los periodistas, que recibió un documento de 23 páginas vía fax en el que el autor decía llamarse "Bryce Williams".
Allí, Williams confesaba que el asesinato realizado era su reacción al tiroteo sucedido en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur, en el mes de junio, y que había sido "influenciado" por el perpetrador de la masacre en la Universidad de Virginia Tech, en 2007, Seung Hui Cho.
El autor del documento detalló además haber sufrido discriminación racial, acoso sexual y bullying en el trabajo, y habló sobre cómo fue atacado por ser homosexual y de color, según describió la cadena ABC, que entregó todo el material a las autoridades. (Télam)