Cuatro muertos en Galicia

DESCARRILAMIENTO DE UN TREN

Cuatro personas murieron ayer y otras 48 resultaron heridas, entre ellas dos turistas argentinas que sufrieron lesiones leves, al descarrilar un tren de pasajeros en las inmediaciones de la estación del municipio gallego de O Porriño, en el noroeste de España.
El tren accidentado, llamado “Tren Celta”, cubría el trayecto entre Vigo y la ciudad portuguesa de Oporto y está gestionado de forma conjunta por Renfe, la empresa pública ferroviaria española, y su homóloga portuguesa Comboios de Portugal.
En el convoy viajaban 63 pasajeros además del maquinista, que era portugués, y el interventor, español, ambos fallecidos como consecuencia del accidente, informó Renfe en un comunicado.
El descarrilamiento se produjo en torno a las 9.25 hora local (4.25 de Argentina) en las cercanías de la estación de tren de la pequeña localidad de O Porriño, situada a 20 kilómetros de Vigo, y donde el tren no tenía parada.
El tren accidentado, que tiene unos 30 años de antigüedad -de serie 592-, tenía tres vagones, uno de los cuales quedó volcado y los otros dos semivocalcados.

Causas desconocidas.
El descarrilamiento del tren se produjo por causas que por el momento se desconocen tras su paso por debajo de un puente, contra el que aparentemente chocó, y luego impactó contra una enorme torre eléctrica.
En la zona del accidente se estaban realizando “obras de mantenimiento”, de acuerdo con las autoridades españolas, por lo que los trenes estaban obligados a transitar por una vía provisional y bajar la velocidad a unos 30 kilómetros por hora.
El consejero de Sanidad de Galicia, Jesús Vázquez Almuiña, explicó que tres personas murieron en el lugar del siniestro -el maquinista portugués, el interventor español y un turista estadounidense- y que un varón de 23 años de la ciudad de Vigo falleció tras ser trasladado al hospital.
“Entre los heridos hay portugueses, americanos, alemanes y sudamericanos, de Chile y Argentina. Muchas eran personas que iban de Vigo a Oporto a pasar el día”, apuntó Vázquez Almuiña en declaraciones a la prensa tras visitar uno de los hospitales a donde fueron trasladadas las víctimas del accidente.
“La mayoría de los heridos ingresados “tienen fracturas y otros traumatismos, pero no se teme por la vida de ninguno de ellos”, remarcó. (Télam)