Cuatro muertos tras batalla campal

Tras semanas de una calma cargada de mucha tensión, opositores y fuerzas de seguridad
volvieron a enfrentarse ayer en batallas campales tras la concentración de miles de personas ante el Parlamento en Kiev para pedir cambios en la Constitución de la exrepública soviética, con un luctuoso saldo de al menos cuatro muertos.
Frente al cariz que tomaron los acontecimientos, el gobierno lanzó ayer un ultimatum de dos horas (que vence a las 14 de Argentina)para que los opositores movilizados pongan fin a la
violencia, informó la agencia de noticias EFE. “En caso de que los disturbios masivos no hayan acabado hasta entonces, se emplearán todos los medios que contempla la ley” para
poner fin al caos, advierte el comunicado conjunto emitido por las autoridades.
Rusia lanzó una dura acusación contra Occidente, afirmando que la violencia es “resultado de la política de connivencia de los políticos occidentales que desde el inicio de la crisis pasaron por alto las acciones agresivas de las fuerzas radicales ucranianas”.

Conflicto.
El conflicto se inició cuando el presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, se mostró en contra del ingreso del país a la Unión Europea y defendió la alianza con Rusia, lo que motivó la
reacción de la oposición pro europeísta.
Pese a que los opositores piden cambios en la Constitución para recortar los amplios poderes de Yanukovich, el títular del Parlamento, Vladimir Rybak, se negó hoy a incluir esa iniciativa en
el orden del día. En señal de protesta por la decisión, decenas de diputados de la oposición bloquearon a la Presidencia de la Cámara alta. (Télam)