Decretazo en Francia

POLEMICA MEDIDA GENERA PROTESTAS

El primer ministro francés, el socialista Manuel Valls, echó mano ayer por segunda vez a un artículo constitucional que le permite evitar el debate en la Cámara baja -un virtual “decretazo” según la oposición- y logró así enviar al Senado nuevamente su reforma laboral, mientras en las calles miles de manifestantes seguían resistiéndola.
“La estrategia de unos y de otros a menos de un año de las presidenciales no debe bloquear el país. No es intransigencia, pero en este momento difícil internacional y europeo, no quiero dejar que las divisiones alimenten las fracturas”, argumentó Valls antes de anunciar que volvería a invocar el artículo 49.3 de la Constitución.
Tras una reunión con su dividido grupo parlamentario, el premier les advirtió: “Basta de jugar. Yo no juego. Asumo mis responsabilidades en interés del país”, en alusión al fracasado intento de última hora para pactar alguna enmienda y unir el voto de sus propios compañeros de partido, informó la agencia de noticias EFE.
El 10 de mayo pasado el premier ya había utilizado el artículo 49.3 para evitar quedar expuesto a las divisiones en su bancada en la Cámara baja y hacer pasar el proyecto de reforma, que entre otras medidas propone privilegiar las negociaciones salariales por empresa en vez de por sector productivo, al Senado.
Allí el proyecto de reforma recibió una media sanción -a pesar de tres meses seguidos de masivas protestas de sindicatos, estudiantes y la izquierda en general-, pero como la oposición conservadora le impuso varias enmiendas, el texto tuvo que volver a la Cámara baja.
Ayer la Asamblea Nacional también aprobó algunas modificaciones antes de que el gobierno invoque el artículo 49.3, así que, si la izquierda no logra conseguir en las próximas 24 horas los votos para pasar una moción de censura, anular la norma de la Carta Magna y hasta hacer caer al gobierno, la reforma irá al Senado para una segunda lectura, y en caso de no haber cambios, será aprobada definitivamente. (Télam)

Compartir