Denuncian abusos sexuales en la frontera estadounidense

MENORES INMIGRANTES BAJO CUSTODIA ESTATAL

Los casos que se denunciaron ocurrieron entre octubre de 2014 y julio de 2018, de acuerdo a los informes del Departamento de Salud y Recursos Humanos estadounidenses. Uno de los documentos recopiló el total de denuncias presentadas ante la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), encargada del cuidado de los menores inmigrantes no acompañados. De un total de 4.556 casos, por lo menos 1.473 han acabado en manos del Departamento de Justicia para proseguir con su investigación, informó la agencia DPA.

“Cantidad asombrosa”.
Por otra parte, la cadena de noticias CNN dijo en su página en español que representantes de la administración del presidente Donald Trump fueron cuestionados por miembros del Congreso sobre miles de quejas de abuso sexual contra menores inmigrantes que estaban en custodia. El congresista demócrata Ted Deutch dijo que estos documentos “detallan una cantidad asombrosa de agresiones sexuales a niños no acompañados bajo custodia, y un ambiente inseguro de agresiones sexuales por parte del personal que cuida a los menores no acompañados”.
Entre las declaraciones que han salido a la luz se encuentran denuncias por “besos sin consentimiento u observación forzada de material pornográfico”. Según un memorándum adicional de la ORR, la mayoría de los acusados fueron despedidos y algunos de ellos entregados a las autoridades.

Bebes.
Por otro lado, al menos tres organizaciones de defensa de inmigrantes denunciaron ayer detenciones en condiciones no apropiadas de bebés menores de un año por parte de los Servicios de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE). De acuerdo con el reporte del diario The New York Times, al menos nueve pequeños se encuentran en estos momentos retenidos en el Centro residencial familiar del sur de Texas, en Dilley, lo cual supera los arrestos al respecto realizados en los últimos tres años.
El Consejo de Inmigración de Estados Unidos, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración y la Red de Inmigración Católica, Inc. exponen que el ‘alarmante aumento del número de bebés’ aprehendidos en este centro federal genera ‘una gran preocupación por la falta de atención médica especializada disponible’.
Esta situación -aseguran – conlleva ‘retrasos prolongados para recibir asistencia y falta de tratamientos de seguimiento adecuados’. Esta misma denuncia, dirigida al inspector general y al oficial de Derechos Civiles y Libertades del Departamento de Seguridad Nacional, recoge que uno de los niños ha estado detenido durante más de 20 días.

Condiciones.
Las organizaciones recuerdan que hechos como esos violan el ‘Acuerdo Flores’ que desde 1997 establece las condiciones para el alojamiento de menores bajo custodia federal y que ya peligra con la administración del presidente Donald Trump. Hasta hace poco, las familias con menores que se presentaban en la frontera eran puestas en libertad después de haber sido procesados por las autoridades migratorias, afirma Katie Shepherd, especialista del Consejo de Inmigración de Estados Unidos.
Sin embargo, de acuerdo con la carta, las madres actualmente dicen que sus bebés han bajado de peso debido a los cambios de alimentación y de sueño dentro de las instalaciones del centro de detención. (Télam / Prensa Latina)