Denuncian muerte de 6 inmigrantes en España

Una organización no gubernamental (ONG) local denunció ayer que seis inmigrantes subsaharianos murieron y unos 50 resultaron heridos, diez graves, por las lesiones sufridas durante los saltos masivos a la valla de Melilla que tuvieron lugar en los últimos tres días.
El presidente de la Asociación Pro Derecho de la Infancia (Prodein) en el enclave africano de Melilla, José Palazón, aseguró en un comunicado que el “dispositivo policíaco-militar hispano marroquí” desplegado en la frontera ocasionó seis muertes y unos 50 heridos, diez de gravedad, que se llegaron hasta el Hospital Hasssani de Nador, ciudad marroquí cercana a la frontera.
Palazón indica que la información que difunde procede de “fuentes creíbles”, mientras las autoridades españolas no tienen constancia de que se hayan producido muertes en las tentativas de salto a la doble valla fronteriza y cifran el número de heridos en siete, de acuerdo con la Delegación del Gobierno central en Melilla.
El responsable de la ONG destaca que los inmigrantes que intentaron cruzar eran malienses “potenciales solicitantes de asilo”, y lamentó que todos ellos hayan sido “deportados ilegalmente por la Guardia Civil española” a lo que denominó el “reino criminal de Marruecos”.

Rajoy.
Tras una semana de aumento de las tentativas de los inmigrantes subsaharianos “sin papeles” por entrar a territorio español tanto por tierra como por mar, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, calificó ayer la situación de “difícil” y aseguró que es necesario contar con una política europea “clara y contundente” para hacer frente a la “inmigración ilegal”.
Unos 250 inmigrantes subsaharianos intentaron superar ayer la valla fronteriza de Melilla, y una veintena permanecieron dos horas subidos a ella hasta que bajaron y fueron expulsados, en el tercer día consecutivo de tentativas de este tipo.

Reprimidos.
El nuevo intento ocurrió ayer en una zona del perímetro fronterizo fuertemente custodiada, entre el conocido como Barrio Chino y el Aeropuerto, según medios locales.
La mayoría de los inmigrantes fueron reprimidos y rechazados por los agentes fronterizos marroquíes, pero el grupo que logró llegar y subir a la valla, donde permanecieron durante dos horas hasta que bajaron y fueron expulsados a Marruecos. Sólo uno pasó y pudo quedarse en territorio español. (Télam)