Derrota parcial para Donald Trump

Los demócratas tomaron el control de la Cámara de Representantes en las elecciones de medio mandato, un revés para el presidente Donald Trump que, sin embargo, se salvó de la temida “ola azul” y mantuvo la mayoría republicana en el Senado.
Horas después de conocerse los primeros resultados, Trump celebró los comicios como un “tremendo éxito”, ya que no sólo logró retener la mayoría en el Senado, sino ampliar su representación. Por su parte, la Cámara baja quedó bajo el control demócrata, lo cual implicará un contrapeso para su administración.
A falta de los resultados finales, según las proyecciones los demócratas arrebatarían a los republicanos una treintena de escaños, de los 23 que necesitan para la mayoría en la Cámara baja, sumando en total cerca de 229 frente a 206 de los republicanos, según las estimaciones de The New York Times.
Con estos resultados, los demócratas retomarían por primera vez en ocho años el control de la Cámara de Representantes, cambiando el equilibrio de poderes en Washington, donde Trump gozó del favor de las dos cámaras desde su llegada a la presidencia tras su sorpresiva victoria en 2016.
En el Senado, compuesto por 100 bancas 35 estaban en liza. Los resultados finales no han sido anunciados, pero los medios proyectan que los republicanos mantendrán la mayoría con un resultado de entre 51 y 53 escaños.
En la carrera por las gobernaciones, donde estaban en juego 36 cargos, los demócratas le arrebataron siete a los republicanos, pero se estrellaron en Florida, el estado que es un barómetro electoral de cara a 2020 y donde el partido se creía lo suficientemente fuerte como para desafiar a los republicanos.

Gobernabilidad.
El presidente estadounidense, Donald Trump afirmó que esperaba poder trabajar con los demócratas, que en las elecciones del martes obtuvieron el dominio de la Cámara de Representantes, pero puso como condición que renuncien a sus intenciones de investigar sobre su gobierno y sus finanzas.
Al igual que sus predecesores Barack Obama y George W. Bush en su segundo mandato, Trump falló a la hora de romper la “maldición” de las elecciones de medio término, cediendo la mayoría en la Cámara de representantes a la oposición. Pero Trump celebró los resultados y dijo que el martes “fue un gran día” para su partido, que amplió su mayoría en el Senado.
“El partido republicano desafió a la historia expandiendo nuestra mayoría en el Senado y superando significativamente las expectativas”, afirmó Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca, que no estuvo exenta de tensiones con los periodistas.
“Ojalá todos podamos trabajar juntos el próximo año para seguir cumpliendo con el pueblo estadounidense”, dijo Trump en la rueda de prensa, en la que indicó que ambos partidos podrían buscar soluciones en temas como la salud, la infraestructura, el comercio y el crecimiento económico.
Pero el presidente advirtió que no va a dudar a la hora de responder si la oposición usa el control de la Cámara para investigar a miembros de su gobierno o para indagar sobre sus finanzas personales. “Ellos pueden jugar ese juego”, dijo. “Pero lo único que van a lograr es ir de un lado para otro”, advirtió.
Trump afirmó además que no está “inquieto” por la investigación sobre una posible colusión de su equipo de campaña con Rusia. “Podría despedir a todos ahora mismo. Pero no voy a ponerle fin (a la investigación), porque políticamente no me gusta poner un fin. Nunca debería haber empezado, porque no hubo ningún crimen”, afirmó.

Prensa
En la rueda de prensa, Trump sostuvo un rudo intercambio con el periodista de CNN Jim Acosta y aprovechó para fustigar a la prensa crítica. Cuando Acosta le preguntó si había “demonizado a los migrantes” durante la campaña, Trump respondió: “No, quiero que entren al país. Pero tienen que ingresar legalmente”.
Acosta insistió: “Están a cientos de millas de distancia. Eso no es una invasión”, dijo, usando la palabra con la que Trump había definido la marcha de migrantes. Trump reaccionó de manera tajante: “Honestamente, creo que deberías dejarme dirigir el país”.

Cannabis y “ola rosa”.
Las elecciones en Estados Unidos, además de definir el dominio de ambas cámaras del Congreso, definieron a su vez 36 gobernaciones y una serie de iniciativas populares en cada estado, que serán incluidas su sistema normativo. Dentro de las más relevantes, se destaca la despenalización de la marihuana, en Michigan convirtiéndose en el décimo estado en hacerlo. Missouri, por su parte, aprobó legalizar la planta para usos medicinales.
Esta elección también se definió como una de diversidades. Jared Polis de Colorado será el primer gobernador abiertamente gay. Por otro lado, una refugiada somalí y una hija de inmigrantes palestinos serán las primeras dos mujeres musulmanas en el Congreso.
En Nueva York, Alexandra Cortez, “socialista democrática”, será la representante más joven en el Congreso. Jesús García, de origen mexicano, se sumará a las fuerzas progresistas demócratas y defensoras de inmigrantes en el Congreso.
Por otro lado, un número récord de mujeres conquistaron un escaño en el Congreso en las elecciones de EE.UU. Aun no oficializados los resultados, se sabe que al menos 120 mujeres fueron electas. (AFP)