Destituyeron a al diputado Cunha

EL CONGRESO APARTO A ALIADO DEL PRESIDENTE TEMER

La Cámara de Diputados de Brasil destituyó anoche por falta de decoro y haber ocultado cuentas en Suiza al parlamentario Eduardo Cunha, un férreo aliado del presidente Michel Temer y cerebro del juicio político que provocó la caída de Dilma Rousseff de la jefatura del Estado el 31 de agosto pasado. La decisión fue tomada por 450 votos a favor, 10 en contra y 9 abstenciones.
“Si no hubiera sido por mi, el juicio político a Dilma no habría existido. Estoy pagando el precio por haber liberado a Brasil del Partido de los Trabajadores (PT)”, dijo Cunha, llorando, al pedir clemencia a los legisladores.
Cunha está acusado de tener cuentas en Suiza no declaradas, que el sostiene que son ‘trust’ o fideicomiso que no necesitaban haber sido registrados ante las autoridades fiscales, donde supuestamente recibió sobornos millonarios.
Según confesaron delatores de la Operación Lava Jato, Cunha recibió 5,2 millones de dólares en Suiza producto de un soborno para negociar la explotación de un campo petrolero en Benín para la empresa estatal Petrobras. Por eso Cunha está procesado por la corte suprema.
También está acusado de recibir unos 8 millones de dólares de sobornos por contratos de empresas para construir el Porto Maravilha, la zona portuaria revitalizada de Río de Janeiro.
“Es el fin vergonzoso de este personaje nefasto cuyo accionar ha provocado el juicio político de Dilma”, dijo el presidente del bloque del PT, Afonso Florence.
Cunha fue el ‘super-presidente’ de Diputados el año pasado, que comandó desde el Congreso la oposición a Rousseff siendo una mano derecha del hoy presidente Michel Temer, del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB).

Destitución.
El diputado fue destituido por falta de decoro por mentir ante la comisión parlamentaria que investigaba escándalos en Petrobras, cuya investigación determinó que la esposa de Cunha, una ex presentadora de TV Globo, llegó a gastar unos 200.000 dólares de esas cuentas.
Este caso llevó a Cunha a abrir el pedido de impeachment de Rousseff el 2 de diciembre pasado.
“Yo soy el trofeo de este proceso. La corte suprema me sacó de la presidencia de Diputados cuando yo iba a ser el número dos del país. Mañana les tocará a ustedes”, advirtió Cunha en su discurso.
Cunha, llamado por sus aliados como “Mi Villano Favorito” por haber abierto el juicio político contra Rousseff, acusó a la ex presidenta de “mentirosa” y al PT por haber instalado el “Petrolao” “para financiar campañas y enriquecer a sus dirigentes”.
El domingo, el presidente Temer reconoció al diario O Globo que mantuvo recientes reuniones con Cunha, quien buscó cobijo en el Poder Ejecutivo y en la conducción del PMDB.
Por las particularidades de la política brasileña, la oposición y la base oficialista de Temer votaron juntos contra Cunha, un politico ultraconservador, fanático evangélico, que forjó su carrera política en la época de Fernando Collor de Mello, con gran poder en las empresas estatales de Río de Janeiro. (Télam)

Compartir